Helmut, el héroe

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=62r4xPxV5t0[/pro-player]“Hace poco vendí los guantes de la final de Sevilla porque necesitaba dinero”, Helmut Duckadam en entrevista a AS en 2006. Hoy es presidente del Steaua de Bucarest.

Y al final del juego narraron algo así…

Señoras y señores, amantes del fútbol, guarden bien en su memoria este día, 27 de mayo de 1986, porque han presenciado algo histórico. Rumania, sí, Rumania se ha colado en los anales del deporte más bello del mundo. ¡Steaua de Bucarest es campeón de Europa!

En un partido más que dramático, donde incluso hubo que llegar a la serie de penales, Steaua ha derrotado a Barcelona. Pero la hazaña, la epopeya tiene un héroe. Apunten bien el nombre que a continuación voy a decir: Helmut Duckadam. Este hombre le ha atajado cuatro disparos al equipo español. Sus guantes, sus manos, artefactos santos e inmaculados, han moldeado una victoria indescriptible. Esos 10 dedos han construido un templo futbolístico al que acudirán millones de fieles con el paso de los años. Se llama Helmut, pero a partir de hoy le nombraremos ´El héroe de Sevilla´. ¿Apuntaron bien?

Días después…

Bucarest no duerme. Algunas familias, principalmente hombres y niños, aún festejan el triunfo de Steaua. Han pasado cinco noches y sus risas siguen vigentes. Su felicidad, oculta en una oscuridad impuesta por el régimen, es sincera. Pese a que el Estado les obliga a exaltar el optimismo, muchos rumanos lo hacen de forma libre, genuina. Sonríen y se alegran gracias a una pasión que han sabido proteger, el fútbol. Celebran como aficionados; cantan a la victoria del equipo, estallan en júbilo al saber que la dictadura no pudo reprimir la conquista de la Liga de Campeones.

Pero no todo es jolgorio. Un hombre ha llegado a su casa. Baja de su lujoso Mercedes Benz y en la puerta de su hogar ya le esperan Nicu Ceaucescu, hijo del dictador Nicolae Ceaucescu, y elementos de la Securitate, policía rumana. Amenazándolo con tono violento, Nicu le pide al hombre que entregue las llaves del automóvil. Se niega.

De inmediato los elementos de la Securitate lo golpean, amordazan y lo ingresan a un vehículo del Estado. Lo llevan a un sitio incierto, le señalan que no hay cabida a renegados y que ha de pagar su afrenta. El hombre trata de alegar en su favor que solamente ha defendido sin agresiones su patrimonio, un Mercedes Benz. Lo callan a puño limpio. “Aquí nadie tiene derecho a nada”, le recuerdan.

El vehículo se frena. Descienden al vejado con más golpes y le piden por última vez las llaves de su coche. Se vuelve a negar. Un integrante de la Securitate carga un martillo y ordena a sus compañeros que extiendan los brazos del “detenido”, exige que las manos queden sueltas sobre el cofre del vehículo. Uno, dos, tres; gritos de dolor. Cuatro, cinco, seis; aumenta el alarido. Siete, ocho, nueve y diez. Le han quebrado, destrozado a martillazos todos sus dedos; manos de un títere que llora sangre.

Nicu y la Securitate se van. Tendido sobre el suelo, quejándose del dolor, el hombre mira sus manos y les pide perdón. Cree que por haberse negado a dar las llaves de su coche retó a la dictadura; cree que por retar a la dictadura la gloria de hace cinco días pasará al olvido.

Con el paso de los años algunos no olvidan

Es 2011 y el grupo de rock argentino Viejo Smoking ha decidido rendir homenaje a Helmut Duckadam en su más reciente disco. Con su nuevo material quieren enaltecer al fútbol mediante la música, por lo que han elegido componer canciones enfocadas a textos de Fontanarrosa y Soriano. Asimismo, quisieron darle un lugar a la historia del portero rumano conocido como “El Héroe de Sevilla”.

“El último disco incluye la canción ‘El héroe de Sevilla’, que cuenta la historia del arquero rumano Helmut Duckadam (el dictador Nicolae Ceausescu mandó a romperle las manos) y fue el disparador que necesitábamos para apostar a un disco conceptual sobre fútbol que empezaremos a grabar en octubre”, señaló en entrevista Martín Elordi, cantante y guitarrista del grupo.

4 comentarios

  1. ed lunes 26, septiembre 2011 at 10:49

    increible concentración, no adivina, el sabe donde van a tirar….lo único que no puedo creer es que tuviera 27 años en el video, parece de 40!!!!

  2. Jorge (Chocho) jueves 29, septiembre 2011 at 22:52

    Tsss qué historia!!!, así es como se debe tratar a las leyendas carajo!!!! Hasta ganas de llorar dan. Gran historia

Your email address will not be published. Required fields are marked *