Mi debut

Mi debut: Marco MalvidoNunca debuté en Primera División, de hecho, jamás estuve cerca de ser jugador profesional. Sin embargo, me confieso uno de esos adictos al fútbol, lo soy desde pequeño, lo traigo en la sangre. Jugué mil cascaritas y me gustaba hacer túneles a diestra y siniestra, en el barrio nomás. Soy un adicto al fútbol y una de las diversas ramificaciones de esta adicción me ha llevado a sentir lo que sentí la semana pasada, cuando en el Distrito Federal, un grupo de capos me abrió sus brazos para empujarme a mi debut y comenzar con esta historia.

¿Alguna vez se han puesto en la cabeza de un jugador? Emulando que ustedes son ellos, o que por un momento están en la cabeza de un Rudi Voëller, de un George Hagi, o un Roger Milla. A mí me pasa constantemente, es un ejercicio que disfruto por el simple placer de dar rienda suelta a mi imaginación.

Continuamente me desprendo de mí, para tratar de ubicarme en el interior de un futbolista. En específico, uno de los momentos que más me gusta imaginarme, es ese en el que los llaman a la cancha para hacer su debut, ante la afición, para demostrar todo lo que los llevó a estar ahí. A vivir su momento de la verdad.

En estos viajes mentales veo a los futuros debutantes en muchas facetas, con semblantes de todo tipo. Unos más nerviosos, algunos quizá ni lo imaginan porque al final de cuentas debutan por una ocurrencia inesperada de su técnico o alguna lesión de un infortunado compañero, o simplemente porque el destino así lo tenía marcado.

Miles de versiones encuentro, sólo un denominador común: todos están emocionados, con la ilusión a flor de piel. “El día ha llegado, gracias”, me imagino que debe ser la frase más pensada entre todos los debutantes…

EL FUT Y YO
Les contaba entonces que mi perfil nunca fue el de futbolista, a pesar de que en la secundaria me rapé para parecerme a Mohamed y más o menos con los mismos kilitos de más que el Turco, repartí caños, sombreritos, uno que otro quiebre y dizque clase en la cuadra, donde los apodos de mis compañeros de equipo y rivales eran La Perra, El Verruga, El Caver, El Natas, La Pulga, La Polla y El Puma, por nombrar a algunos de los más constantes del cuadro.

En la prepa me saltaba las clases para jugar futbol y en la Universidad mis dotes defensivos me hicieron ganarme el apodo de Príncipe, por la elegancia de mis movimientos que provocaban que me confundieran con Rafa Márquez (sarcasmo).

El fútbol ha sido un eje paralelo en mi vida y aunque siempre fui consciente que lo mío no era jugarlo de forma profesional, decidí entonces vincularlo con mi vocación: El periodismo. Al final de cuentas soy un adicto a este deporte.

La pubertad se marchó seguida de la adolescencia. De esas veces que vas ganando 2 a 0 y que te dan vuelta el partido en un santiamén, así se voltea la vida de repente cuando caminas por la veintena de años, cuando ya eres un adulto y te cuesta dejar de comportarte como un niño. El famoso marcador mas engañoso.

Con la Universidad por llegar a su fin y después de la época más pasional de mi etapa como aficionado (Locura 81), de repente la vida me da un regalo anticipado, el cual no supe conservar. Trabajar en el área de mercadotecnia y comunicación de un equipo profesional, donde tuve la fortuna de trabajar con mentes brillantes, además de vivir un sueño, ya que parte de la chamba consistía en ser la sombra del primer equipo, es decir, viajar con ellos, compartir concentraciones, enojos y anécdotas de muchos profesionales, algunos ídolos particulares como Darío Franco o el Fantasma Figueroa.

Después de cuatro años de vivencias, dejé de ser parte del equipo de mi vida, pero comencé entonces a formar mi camino en el mundo de las letras. Gracias a un gran amigo llegué a la redacción de un periódico para escribir sobre deportes, amateurs en su mayoría. Fuentes tan diversas como el ajedrez o el tae kwon do me correspondían, cada una con su peculiar sabor y así la pasión por el periodismo brotó.

ELBUENFÚTBOL*
No tuve la fortuna de escuchar al maestro Ángel Fernández y mi inclinación siempre fue más a la forma en la que Marcelo Araujo narraba las hazañas de River y Burrito Ortega, era otra época del Millo claro, allá por el año 2000, cuando jugaban juntos los 4 Fantásticos, Ortega, Aimar, Saviola y Ángel. Uno de mis sueños es narrar con esa vehemencia y ritmo algún partido.

Cito como ejemplo a Araujo porque nunca me he conformado con lo que el periodismo deportivo en México está acostumbrado a ofrecer. Los apellidos de siempre y sus aportaciones me parecían cada vez menores, de repente me enfrenté a una ausencia de interés por el contenido de los medios de comunicación, puesto que hablar de fútbol dejó de ser prioridad en muchos de los casos.

En esas andaba cuando en un rato de ocio me asomé al Twitter y descubrí una página, FutbolSapiens. “Interesante”, pensé. Al cabo de revisarla constantemente durante dos semanas no pude más y me aventuré a pedir chance para colaborar en ella, mandando crónicas de los juegos de Morelia. Me dijeron que sí y entonces sentí que daba un paso hacia delante.

Muchas han sido las satisfacciones en esta faceta de dar rienda suelta a los dedos y teclear para informar, pero la que más me llena, es sin duda la de contar historias, reales, ficticias, mitad y mitad, o como sea, pero siempre con sentimiento, con algún dejo de nostalgia, con la oportunidad de aprender algo al leer.

Elías, Jairo, Sergio, Emiliano, Marcelo, Jorge, Rodrigo. El grupo de capos citados al principio de este relato llegaron a tapar ese hueco. Los conocí por su trabajo, su valiente obra, su aventurada osadía de ir contracorriente y hacer una pausa en el mundo virtual para escribirnos de futbol, de su esencia, sus héroes, mitos, realidades y fantasías, como solo ellos pueden hacerlo. Me enamoré de su proyecto y me convertí en un seguidor.

EL DEBUT
La semana pasada recibí una invitación, asistir al DF para repartir talento entre la gente que hace posible FutbolSapiens. En el viaje de ida en el autobús comencé a escribir este relato, sin saber en que terminaría, sin siquiera imaginármelo, simplemente brotó porque me sentía como aquellos jugadores a los que solía invadir antes de su debut.

Sentía esa emoción, un nudo de nervios en el estómago, ganas de mostrarme, de aparecer, por fin conocería a esos cuates que admiraba, al grupo de piratas que invadió la red para tratar de cambiar la forma en la que se lee el fútbol. A los precursores de este movimiento que intenta mostrar el lado más noble de este deporte, el que se siente y no se vende.

La cáscara estuvo buena. No apareció ningún crack como era de esperarse. Barak soltó algún improperio producto de la impotencia de estar con el equipo perdedor y cerramos con una convivencia con sabor a hamburguesas, nada mal para el viaje de un provinciano, apenas lo justo para soltar el nervio.

El sol apretó, raro en diciembre en el Distrito Federal, y entonces alguien tuvo la idea que cambió la tarde. “Vamos por unas cervezas”. 90 minutos para romper el hielo en el siempre relajante tránsito capital hasta llegar al Salón Corona. Ambientazo, al fluir de la buena vibra, la charla llegó natural.

Fútbol argentino, uruguayo, que si los uniformes de los ochentas eran más bonitos que los de ahora, aquellos cuartos de final donde el Mudo Juárez echó al América en el ’97, el Mundial de Estados Unidos. Otra cerveza. Que si el mítico Venustiano Carranza, el regalo de Andrés D’ Alessandro que llegó a mis manos gracias a Wilson Tiago, anécdota sobre Cholita y El Mago, que si el América otra vez, la anécdota de Ángel Fernández narrando bailes, que las tortas del estadio Azul, la sencillez de todos, nuestra responsabilidad como periodistas de no dejar morir ese fútbol, la bienvenida imborrable. Una tarde para enmarcar.

Dejé por primera vez de imaginarme lo que sienten los debutantes para vivir el mío propio. Mi compromiso es con el buen fútbol, con los valores, con la nostalgia. Soy Marco y este es mi debut. Gracias.

28 comentarios

  1. Danield7 martes 13, diciembre 2011 at 15:07

    Yo conozco a este señor, y les puedo decir que es uno de los más apasionados que existen dentro del periodismo deportivo

  2. Marco Malvido martes 13, diciembre 2011 at 15:08

    Danield7 qué le puedo decir, si usted siente esa misma pasión, si usted sabe de que se trata esto. Afortunadamente hay jóvenes como usted que aceptarán jugar está ‘cáscara’ fuera de la cancha, donde el futbol es lo que importa.

  3. Jacobo martes 13, diciembre 2011 at 15:09

    Simplemente soberbio, tu debut fue como los que te conocemos, te queremos y te respetamos esperábamos, con esa idea llegaras al cuadro titular y ser pilar de la selección nacional, de la nueva generación evolutiva y pensante que plasman la forma de ver el fútbol ese del que hablas, del que se siente, no del que se vende, y que alegría que desde niños siempre tuvimos el balón en mente, un abrazo y un beso inmenso, te quiero hermano.

  4. Miguel Angel Gutierrez martes 13, diciembre 2011 at 15:37

    muy bien primo,felicidadez!

  5. Jairo Martínez martes 13, diciembre 2011 at 15:57

    Bienvenido Marco. Gustazo eh. Ya nos estaremos viendo otra vez. En lo que llega ese momento, acá te estaremos leyendo…

  6. Paco Pérez martes 13, diciembre 2011 at 16:03

    Felicidades, es hermoso este sueño de ser PERIODISTA DEPORTIVO, ojala algún día tengamos la oportunidad de platicar historias de futbol.

  7. Marco Malvido martes 13, diciembre 2011 at 16:04

    Paco Pérez. Usted es el culpable, el que me hizo ver que el periodismo deportivo era una opción y gracias a su guía en el momento adecuado, he vivido momentos inolvidables. GRACIAS.

  8. Cache martes 13, diciembre 2011 at 16:33

    Que el placer por los caños la gambeta y el tiro al ángulo nunca se pierda carnal.
    Que la pasión por las cáscaras en la chancha “de atrás” que construimos cuando niños en el barrio, nunca se desvanezca.
    Que el deleite por hacer historias auténticas, nunca jamás se transforme en la obligación de trabajar y ganar un salario.
    Como dice Galeano, al jugador, que “corre, jadeando, por la orilla. A un lado lo esperan los cielos de la gloria; al otro, los abismos de la ruina”.
    Que este debut trascienda al primer escenario, sé que así será.

  9. Marco Malvido martes 13, diciembre 2011 at 16:34

    Jacobo, Miguel y Cache. Ustedes son mi motivación más cercana por ser mi familia. Gracias por entrar, espero que disfruten de ahora en adelante de este sitio alejado de la contaminación futbolera.

  10. rafa martes 13, diciembre 2011 at 16:35

    Excelente debut! muy bueno, espero poder leerte mas seguido. Se nota que te gusta el fútbol, que lo ves desde una perspectiva diferente al resto y que tambien te gusta escribir y lo haces muy bien. Algunos llevan dentro ese “don” de tener una gran pluma, otros (me incluyo) estamos toda la vida buscándolo jaja Saludos! desde Deporta2

  11. Marco Malvido martes 13, diciembre 2011 at 19:39

    Rafa, el futbol es tan bonito como nosotros lo creamos. Si mantenemos vivo el sentimiento, no importa la cancha, la liga o el jugador, siempre nos seguiremos maravillando con lo que se pueda hacer con una pelota. Estoy seguro que podrás encontrar eso que llamas ‘don’ si realmente lo buscas. Sin límites.

  12. Ivan sanchez martes 13, diciembre 2011 at 20:51

    Este es un gran ejemplo para todo ser humano ..Marco Malvido …el popo para nosotros k te vimos crecer…siempre con carcter y esa pasion por el.futbol…mi hermano sugue delitando a la gente con esas narraciones k solo to sabes hacer…muy orguyoso de saber k eres feliz por k amas lo que haces …que es el futbol. En hora buena hermano …dios te bendiga

  13. Manolo (troncko) martes 13, diciembre 2011 at 21:04

    Muchas felicidades carnal de verdd que es un gusto y awebo que para mi eso y mas es de esperarse por ser y hacer lo que te gusta felicidades nuevamente por demostrar que lo que se desea con ganas se puede conseguuir y esta en nosotros… iniciamos un viaje que llega hasta donde uno lo desea y aqui empieza el tuyo .. “tu debut” hermano exito y mis mejores deseos¡¡

  14. Marco Malvido martes 13, diciembre 2011 at 22:18

    Doug (Iván Sánchez), Troncko (Manolo). Pura DFK. 😀

  15. Jorge "Chocho" Covarrubias martes 13, diciembre 2011 at 23:33

    Sublime mi estimado, sublime, esas palabras son maravillosas, esperamos leer mucho más de usted por acá. Un fuerte abrazo…

  16. Marco Malvido martes 13, diciembre 2011 at 23:38

    ‘Chocho’, gracias por sus palabras. Aquí andaremos, compartiendo el sentimiento como ustedes lo hacen día tras día. Gracias capo.

  17. Edgar miércoles 14, diciembre 2011 at 11:00

    Hermano qué gusto es leer cómo mueves la pelota en la cancha de las letras, que sigas haciendo esa magia que provoca el futbol y la lectura. Felicidades y fuerte abrazo

  18. alex de la rosa ( el natas ) miércoles 14, diciembre 2011 at 12:57

    hermano tu sabes que en todo momento esperamos dar un gran paso en nuestras vidas este es el tuyo aprovechalo y vivelo al maximo y tan intensamente como siempre lo has echo, te mando un abrazoT (BARRIO MUGRE ) in my mind°°

  19. Sergio Sánchez miércoles 14, diciembre 2011 at 17:55

    Bienvenido mi Marco, un placer, ¡excelente debut!, como los grandes, no como Tony López, jajaja, similar al de tus Ates en aquella lejana inauguración del Morelos, en fin, ya estaremos por acá leyéndonos y compartiendo historias de vida, sueños y otras emociones, futbol a final de cuentas que es lo que nos tiene en este camino.

    Un abrazo señor!!!

  20. Marco Malvido miércoles 14, diciembre 2011 at 18:04

    Jajaja, gracias Sergio. Esos Ates del Venustiano Carranza… Pffff, llenan páginas de nostalgia. Del debut de Tony López, mejor no digo nada. Gracias por la bienvenida, me llenaron de motivos para despedir en grande el año.

    Abrazo señor.

  21. i ele miércoles 14, diciembre 2011 at 23:16

    Con el piso que tengo ganado como lectora de este sitio, te doy la más cordial bienvenida.

    Saludos

  22. Marco Malvido jueves 15, diciembre 2011 at 0:44

    i ele: Mi más grande respeto para usted y la gente que hace este sitio tan auténtico, es decir, los lectores. No quiero sonar como político, pero mi compromiso es no defraudar la esencia de este rincón. Mil gracias por su bienvenida.

  23. Vadelate jueves 15, diciembre 2011 at 0:56

    Excelente debut Marco.
    Me fui imaginando todo, solo me dio un poco de envidia lo de las cervezas, me hubiera gustado estar ahí.

    Que bien que ya andes compartiendo el buen futbol.
    Estaremos al pendiente de tu gran trabajo.

    Mucho exito
    Un abrazo!!!

  24. Marco Malvido jueves 15, diciembre 2011 at 20:48

    Vadelate. Jajaja, ni modo hermano, ya quedamos que próximamente tendrá lugar un asado. Abrazos.

  25. La Pedraza martes 20, diciembre 2011 at 16:26

    Tu comentario Tenia pendiente esta lectura, anclada en “mis favoritos” dentro de la pantalla de la computadora…y ahora que la leo solo puedo exclamar: wow! Pusiste en palabras un montón de cosas compartidas yo creo que no sólo conmigo sino con muchos que se dedican a esto…felicidades por esa sensibilidad Marquinho, no la pierdas! Siempre me ha gustado el feeling con el que hablas de futbol y es un gusto saber que ya lo vas a compartir con más personas en este ciber espacio.
    Pd: Yo te vi jugar y la verdad, sí eras todo un principe en la defensiva!

  26. Marco Malvido martes 20, diciembre 2011 at 17:24

    La Pedraza Jajajajaja, gracias por tu comentario. La risa es por la última línea. Yo digo que la sensibilidad no se pierde, en la medida en que sigamos siendo humanos. Un abrazo amiga y gracias de nuevo.

  27. Emiliano Castro Sáenz jueves 29, diciembre 2011 at 16:27

    Enorme Marco!!! Faltaba mi felicitación. Qué maravilla, ahí estaremos a distancia y con mucha estima. Abrazo!

  28. Enrique Cedeño jueves 12, febrero 2015 at 21:29

    Recuerdo vagamente en un concierto de ” 2 minutos” bajar a empujones a un aficionado con una bandera de el América del estrado estando “puro” aficionado del Morelia. Desde ahí empece a ubicar al famoso Marco. Después, frecuentando lugares como ” El Limbo”, “La Caldera” fue donde empezamos a cotorrear y a charlar de fútbol. Teniendo amigos en común fue donde empezamos esa amistad enorme con el Sr. Marco Malvido. Me toco ver , también, cuando el pisaba las canchas de Policía y Transito con su libreta y lápiz preguntando marcadores, anotador del gol, etc. Todavía conservo recortes de esos reportajes en los cuales el me llama “zurdo” ( siendo yo derecho), se le agradece el apodo. He seguido sus pasos desde el periódico hasta la televisión, puedo decir que es de los pocos periodistas deportivos el cual lo hace por pasión una verdadera pasión en cuanto escucha la palabra FUTBOL le brillan los ojos. Sr. Marco Malvido, ¡enhorabuena! Un abrazo y síguela rompiendo.

Your email address will not be published. Required fields are marked *