El único africano que no ríe

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=YBYV-RIgDfM[/pro-player]El único africano que no ríe. No de ahora, ni siquiera desde el 2 de julio 2010, cuando voló aquel penal frente a Uruguay. Asamoah Gyan tiene un rostro que traza líneas de desconsuelo, o quizá de melancolía. Así es su tipo.

La cara negra tiene de dos, o sonriente o muy sonriente, aunque ese gesto parta siempre de una expresión dura. Para comprobarlo basta con voltear a las tribunas africanas, donde hay más sonrisas que banderas, más colores que asientos y más baile que zapatos. Así son.

Pero Gyan no. Él es distinto. Mira como si sufriera y observa como si le doliera. Ni su pintoresco look detiene ese retrato de pena. Si es que alguna vez sonrió, fue porque no le quedaba de otra, o porque se confundió.

Y así, siendo distinto a los de su piel, también vive distinto el fútbol. Aquella vez en el Soccer City de Sudáfrica lloró solo. Los demás, lo consolaban. O intentaban hacerlo.

Los africanos, aún en la derrota, se sacuden el dramatismo fácilmente. A eso se dedican. Pero no Gyan. Él padece.

Hoy se regaló a él mismo otro trago amargo igual o más grande que el de 2010. Al minuto 8 de la semifinal contra Zambia, falló un penal. En realidad se lo atajaron, pero así no se oye igual de trágico. Lo falló entonces. Y volvió a sufrir. Con el correr de los minutos sabríamos que esa falla significó derrota, pues Ghana cayó sólo 1-0 y quedó fuera de la Copa Africana.

La escena se repitió: todos a abrazarlo, aunque ahora, y así fue, con menos compasión.

Las derrotas administran simple tristeza, aquí y en Ghana. Pero el sufrimiento es cosa de unos cuantos, y en eso Gyan, de los ojos a los pies, sabe más que todos. A él las caídas le duelen más que al resto y, para su mala fortuna, suele ser el encargado de encarrilarlas…

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

  1. i ele miércoles 8, febrero 2012 at 22:37

    Linda crónica. Me habría encantado no estar en la oficina y ver este partido, me gusta ver jugar a los africanos, me gusta verlos hacer música y jugar futbol. Pero pues no lo vi.

    Saludos

  2. Jairo Martínez jueves 9, febrero 2012 at 22:37

    Igual mucho juego no hubo… Imagínate que lo mejor fue la falla. Pero en fin, contada está la historia.

  3. Baby Mars domingo 12, febrero 2012 at 20:58

    muy buena!!! refleja perfectamente lo duro que es en ocaciones el futbol.

  4. Jairo Martínez lunes 13, febrero 2012 at 22:38

    ¡Y de que se ensaña con alguien, se ensaña!

Your email address will not be published. Required fields are marked *