Los niños siempre dicen la verdad

Fritz Walter: Los niños siempre dicen la verdadUlfert Schröder, periodista alemán, lo calificó así: “Tuvo la visión de Beckenbauer, la calidad de Günter Netzer, la definición de Wolfgang Overath, la lucha de Uwe Seeler y el patriotismo de Vogts”.

Hablamos de Fritz Walter, Campeón del Mundo en 1954, inundado de fama eterna por el gran nombre que dejó en la historia del fútbol. Su popularidad fue, y es tan grande, que el día que durmió para siempre, un 17 de junio de 2002, su imagen fue proyectada en una pantalla del Mundial Corea-Japón y hasta los más jóvenes lo reconocieron.

Tenía cara de gol y pies de regate. Se movía, relatan sin excepción las crónicas, con una delicadeza sólo comparable a Garrincha o Di Stéfano. Un mago.

Además le era fiel a la fidelidad. Llegó con ocho años al FC Kaiserslautern y no se despediría sino 31 años después, cuando la veteranía le prohibió seguir jugando, casi con 39 de edad. Ahí jugó 379 partidos y anotó 306 goles, nada mal para un mediocampista. Además, conquistó los dos primeros títulos de liga par los Diablos, en 1951 y 1953.

Cuando el fútbol le planteó cambiar de camiseta, lo hizo sólo por la Selección de Alemania. Jugó 61 partidos y marcó 33 veces. Fue uno de los 11 milagrosos que vencieron al mejor equipo visto hasta la época, la Hungría de 1954, en Berna.

Su carrera y sus logros, sin embargo, los abrevió la Guerra. No sólo eso, sino que ésta también lo transformó en soldado y lo envió a combate. Cayó prisionero de los rusos justamente en territorio húngaro, como para dejarle un aviso al futuro. Es más, relatan que como preso también jugó y maravilló, y que gracias a eso sobrevivió. A los rusos les dijeron, o quisieron escuchar, que ese fenómeno del balón era austriaco.

En el sur de Alemania aseguran que gracias a él le gusta el fútbol a los alemanes. Su juego, su liderazgo, el título mundial y su nombre, popularizaron el juego en el país.

De su ciudad, ni hablamos. Hay una historia, más popular que el fútbol, que cuenta que una maestra le preguntó a sus alumnos quién era el fundador de Kaiserslautern. Los niños, que siempre dicen la verdad, respondieron que Fritz Walter.

5 comentarios

  1. Marco Malvido martes 21, febrero 2012 at 1:04

    La verdad no conocía la historia de Fritz Walter. Gracias por seguir enseñando las viejas glorias que sin mercadotecnia de por medio trascendían y dejaron su legado eterno gracias a su verdadero amor por este deporte.

  2. Jairo Martínez martes 21, febrero 2012 at 11:06

    A la orden Marco. ¡Estos construyeron el juego! Abrazo.

  3. Maxchiva miércoles 22, febrero 2012 at 15:10

    Yo tampoco conocía al legendario Fritz Walter… pero me agrada conocer sobre los jugadores que han hecho de este deporte el más hermoso del mundo. Saludos.

  4. Jairo Martínez miércoles 22, febrero 2012 at 15:26

    ¡Y los que nos faltan por conocer! Por suerte hay tiempo… Saludos Maxchiva. Gracias por comentar.

  5. ed miércoles 22, febrero 2012 at 17:33

    Que gloria se percibe en esas fotos donde jugadores de futbol salian en hombros de estadios colmados de gente, con voces unísonas vitoreando sus nombres…..simplemente sublime!

Your email address will not be published. Required fields are marked *