La tribuna es verdad

El estadio Azul envió mensaje contundente...Ricachones poseedores de atracciones populares hoy se quiebran la cabeza para hacer que el pueblo vuelva a llenarles las tribunas, y luego, los bolsillos.

Este comité de notables (cuentas bancarias) se reúne y trama proyectos para que los fieles, si aún los tienen, atiborren el estadio.

«¿Por qué no vienen?» se preguntan sorprendidos. «¿¡Pues qué más quieren!?», le reprochan a la gente. No se han enterado que la grada, por encima de todo, es expresión.

Llena o desierta, la tribuna es verdad, es reflejo fiel. Además, los espectadores son esencialmente espontáneos. Si advierten como falso o vulgar lo presente en la cancha, toman las puertas y se van.

Tan palpable y contundente es la voz de un estadio, que apenas ayer domingo, el Azul nos dijo que el país ya cambió…

FacebookTwitterWhatsAppEmail

4 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *