Fue engañado por un cuerpo inmóvil

[pro-player]http://www.youtube.com/watch?v=2cgNKOQXRuI[/pro-player]El fútbol anónimo pocas veces defrauda. Siempre nos da algo que contar.

Hoy temprano, sin buscarlo, me llamó un partido. Vi en alguna página que se transmitía el Al Gharafa-Al Kharitiyath por la Emir of Qatar Cup y encaminé el click. ¿Qué podía perder?

Y el balón sonrió. Después averiguaría que eran las semis del torneo, en este caso la copa de Catar, donde entran equipos de Primera y Segunda. ¡Pero jugaban bien eh! Había, en cada equipo, dos o tres cremosos que parecían tener pies brasileños.

La tomaban cerca del área y hacían la de Ronaldinho, esa donde amagan recortar hacia adentro y de inmediato recogen la pierna para desbordar hacia afuera. Después el centro era churro, pero la gente, entre ellos algunos príncipes, se impulsaban de su asiento dorado para aplaudir.

El juego se fue 1-1 y hubo penales. Sospeché que alguno de esos sonrientes morenos nos sorprendería con alguna imprudencia en el cobro. Alguna locura, pues. Y no me fallaron.

Joyce John, de Bahrein, fue a cobrar el tercero del Al Kharitiyath. Colocó el balón, se paró encima de él, y sin tomar vuelo le metió la parte interna para anotar su gol. El portero no supo qué pasó, fue engañado por un cuerpo inmóvil. Quiso lanzarse a un lado y luego al otro, cuando Joyce no había movido ni un dedo de la mano.

Al Kharitiyath perdió al final, pero la imagen en algo valió la pena el chutarse el partidito.

2 comentarios

  1. mind martes 8, mayo 2012 at 19:24

    estuvo mas entretenida tu columna que el mismo video

  2. Jairo Martínez miércoles 9, mayo 2012 at 0:38

    Tampoco exageremos, es una jugada cualquiera, pero, ¡hay que intentarla! Yo, tal vez equivocado, le doy valor a la locura. Son sonrisas al balón…

Your email address will not be published. Required fields are marked *