Un viejo que todavía juega

Juan Roman RiquelmeEn partido de ida de los cuartos de final de la Copa Libertadores, Boca derrotó 1-0 a Fluminense. Diversas opiniones se suscitaron en torno al marcador, para algunos fue justo y para otros injusto. Los que avalan la legitimidad del triunfo argentino apelan a que los Xeneizes fueron superiores en la cancha. Los que abogan por los brasileños culpan al árbitro colombiano Hernando Buitrago de haber incidido en el resultado al no marcar como penalti una mano de Facundo Roncaglia dentro del área. ¿Y quién se fijo en Riquelme?

Hay aficionados que consideran a Juan Román un futbolista viejo. Incluso lo llegan a tildar de vendedor de humo o hasta de petardo. También están aquellos que lo desprecian por no ser un jugador de la nueva guardia: le exigen que corra como loco. Es probable que olviden o desconozcan que el talento del tipo está en sus botines, en su inteligencia para tocar la pelota. Él no necesita de un maratón, sino de un balón. Es más, el esférico a veces clama por su presencia para sentirse querido.

Entre la polémica de la mano y el dominio de Boca estuvo Juan Román. “Cuando Riquelme se hizo eje del partido y agarró la pelota, Boca encontró el funcionamiento. Y presionó”, resaltó el sitio TN. No hizo gol, pero el capitán xeneize fue el motor de un equipo que mostró una cara distinta a la que suele exhibir bajo la mano de Falcioni. Tocó, puso balones de gol y le dio dinamismo a su escuadra sin tener que convertirse en atleta.

No obstante, ese futbolista al que ya ven en la puerta del retiro o moviéndose en el campo con un bastón, el argentino batió un récord frente a los brasileños. El encuentro no solamente sirvió para presenciar que su calidad sigue intacta sino además para enterarse de que, junto a Clemente Rodríguez, es el hombre que ha disputado más partidos de Copa Libertadores con la camiseta de Boca; 61 cotejos en el certamen así lo avalan.

Pero no es todo. El anciano Riquelme está a un paso de quebrar otra marca y para ello requerirá de su mejor aliado, el balón. Está a un gol de superar a Martín Palermo como el máximo anotador xeneize en el torneo continental. El Titán registró 23 dianas, mismas que tiene Juan Román, pero que podría superarlas en el juego de vuelta ante Fluminense.

Antes de que le obsequien una silla de ruedas o un boleto al olvido, Juan Román Riquelme continúa escribiendo su historia en Boca con base en lo que mejor sabe hacer, jugar al fútbol.

4 comentarios

  1. Jorge martes 22, mayo 2012 at 19:30

    Hola Elias
    Roman es un futbolista viejo que hace válida aquella frase que dice “el balón no tiene edad”, es un futbolista de gran calidad que no necesita correr para desplegar su talento futbolistico; Roman Riquelme quizás tiene una mancha en su carrera al no triunfar en Europa pero es el Roman de Boca, es Roman el xeneize destacando por méritos propios en un equipo como Boca, no cualquier cosa. ¡¡¡Que ruede el balón que Juan Roman Riquelme aún tiene fútbol para deleitarnos!!!
    Saludos Elias

    • Elías Leonardo martes 22, mayo 2012 at 19:40

      Jorge, en efecto: Riquelme no necesita correr. El tipo nació para jugar fútbol; es de esos jugadores que saben tratar a la pelota y la pelota lo quiere. Respecto a su paso en Europa en Villarreal fue un revulsivo para el equipo, aunque se recordará el penalti fallado ante Arsenal. En Barcelona no le fue nada bien porque el técnico era Van Gaal, quien vio en Juan Román a un elemento para correr, recuperar el balón y hacer labores de sacrificio. ¡¿Qué pensaba Van Gaal?! Un abrazo

  2. Marco Malvido martes 22, mayo 2012 at 23:22

    Es tan crack que hizo goleador a un tipo con el que ni se dirigía la palabra. Este señor merece un monumento. Yo ya tengo mis vídeos grabados para mostrárselos a mi hijo.

Your email address will not be published. Required fields are marked *