Sentir

En Dortmund, hoy, de poco le sirvieron al Real Madrid su historia, sus vitrinas, su camiseta, sus millones y su entrenador. Mejor dicho, de nada. No fueron factor todas esas piezas que, es posible, de vez en cuando graviten en una cancha, pero que en silencio hasta el más empecinado las sabe estériles.

Tras la paliza, ahora el planeta de la opinión busca el secreto de Borussia Dortmund. Los opinólogos del balón están atónitos al ver que una camarilla de chamacos alemanes, polacos y turcos, prácticamente todos moldeados en el club, se haya impuesto dos años consecutivos al poderoso Bayern en la Bundesliga y ahora propine un 4-1 radiante a Real Madrid en una semifinal de Champions League.

No se desgasten, es muy fácil entender la filosofía del BVB. Y como las explicaciones en el fútbol sólo pueden ser simples, propongo quedarnos con la de Jürgen Klopp, su entrenador: «Si 80 mil personas vienen cada dos semanas al estadio y se juega un fútbol aburrido, una de las dos partes, el equipo o los hinchas, tendrán que buscarse un nuevo estadio. No sólo quiero ganar, ¡también quiero sentir!». Y hoy sintió…

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *