Sólo uno más

A seis meses del inicio de la Copa del Mundo de Brasil 2014, en México seguimos discutiendo si Carlos Vela merece formar parte o no del equipo azteca; un tema que deberá ver la luz para bien o para mal, dependiendo del cristal con que se mire, a finales de este mes, principios del otro.

Futbolísticamente tiene todos los argumentos necesarios para formar parte del equipo, mediáticamente no se diga más, ¡será una bomba una vez que se enfunde en la verde! y muy probablemente protagonizará el montón de anuncios de todas las marcas vigentes en el entorno mexicano, desbancando a quien hoy vive momentos bajos y que es seriamente cuestionado por medios deportivos y un gran sector de afición: Javier Hernández.

El tema Carlos Vela es entonces un asunto de dimensiones que van más allá de lo meramente futbolístico, donde por cierto, no tiene mucho más que demostrar, es el mejor jugador mexicano en la actualidad.

El problema real con Carlos radica quizás en esa ‘ofensiva’ manera de despreciar al seleccionado nacional, en esa majadera forma de hablar como español (que tanto molesta a muchos mexicanos) y en esa lamentable comparación con Javier Hernández, y es que aunque no se quiera aceptar, la polémica de Vela en el Tri crece en función del bajo o alto rendimiento de Chicharito en la Premier League, sin tomar en cuenta que su competencia es total con gente como Van Persie, Rooney, mismo Welbeck, y ojo que por ahí ya se avisa que Diego Costa podría llegar al equipo.

Por su parte, Vela juega siempre con la Real (se lo ha ganado a pulso), marca goles ahora con mayor facilidad, y se ha ganado un puesto en un equipo que pelea por ser protagonista en España, aunque en Europa no le fue nada bien, Vela incluido.

En favor de Carlos existe una duda, una mentira o una revelación, mismas que lo han mantenido alejado de la Selección nacional, mismas que los medios deben saber y que obviamente evitan divulgar por miedo al escándalo. Finalmente todo se maneja dentro de la complicidad del rumor, nadie sabe, nadie supo, nadie puede afirmar, nadie se atreve, tienen miedo, son agachones o forman parte del sistema. Pero las negativas de Vela van mucho más allá de sentirse más español que mexicano o de sentirse parido por los dioses.

Él ya avisó, hablará con Miguel Herrera a ver si lo convencen, y las preguntas que me saltan inmediatamente son las siguientes: ¿qué tiene que hablar Miguel Herrera con Carlos Vela? ¿Acaso Vela condicionará su llamado con la no presencia de algunos otros futbolistas que formaron parte de aquella fiesta en Monterrey que le trajo al Bombardero una sanción ejemplar?

A seis meses del Mundial de Brasil, en México seguimos dándole vueltas al asunto de Vela cuando es obvio que el jugador no desea estar y cuando es más obvio aún que con su presencia tampoco podremos hablar de alcances históricos. Vela sería uno más, buen jugador sin duda, pero al fin y al cabo uno más.

¿O no?

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

  1. Maxchiva viernes 10, enero 2014 at 14:36

    Que buen análisis de el caso Vela… creo que con el calendario que nos tocó para el Mundial, el que vaya o no vaya no marcará gran diferencia, no es que sea derrotista o pesimista, pero la realidad es que a duras penas y con mucha suerte lograremos llegar sólo hasta el cuarto juego. Por cierto, el diseño de la página quedó fregonsísimo, me encantó. Saludos!

    • Sergio Sánchez sábado 11, enero 2014 at 1:02

      Así es mi estimado Maxchiva, si Vela llega en buen momento al Mundial (siempre y cuando quiera ir) podría marcar diferencia entre los 11 mexicanos que jueguen cada partido, sin embargo dudo mucho que su aporte individual sea factor para que México alcance rondas a las que no nos tiene acostumbrados. Y no, no creo que seas pesimista, sí realista pues ¿por qué exigir al Tri como si fuera un grande del mundo? Yo eso nunca lo he entendido. …

      Saludos y gracias por comentar.

Responder a Sergio Sánchez Cancelar respuesta

Your email address will not be published. Required fields are marked *