Ni muy muy, ni tan tan…

Concebida desde hace ya algunos años como la mejor del mundo, la Premier League inglesa acapara una vez más el debate futbolístico en el planeta, y es que con la reciente eliminación del Manchester City y el Arsenal en Champions, del Swansea City en Europa League, y con los probables fracasos del Manchester United y Tottenham ante Olympiacos y Benfica respectivamente, los cuestionamientos en torno al nivel de los clubes ingleses reavivan las dudas: ¿Es realmente la Premier la de mejor nivel en el mundo?

De todos los equipos ingleses participantes en torneos continentales en el presente año futbolístico, es el Chelsea, dirigido por José Mourinho, el que tiene mayores posibilidades de seguir adelante, pues recibirá en la vuelta de octavos de la Champions al Galatasaray, con el que empató 1-1 la ida en Turquía.

Por si fuera poco, el estilo de los Blues no es precisamente el ejemplo fiel del juego que aquella liga promueve: abierto, espectacular, alegre; y por el contrario, hay quienes reniegan que los de Mou juegan como equipo chico, metido atrás, esperando al rival y contragolpeando.

Ante estas aseveraciones que alimentan los tabloides deportivos internacionales y las miles de webs futboleras, lo único que podemos asegurar es que la liga inglesa es la más espectacular en términos generales, la que mejor ritmo de juego y dinámica nos ofrece día con día, aunque al parecer eso no es suficiente para conquistar Europa. ¿La posible razón? La imposibilidad de ejercer su estilo de juego cuando se topan ante sistemas diametralmente distintos, sin olvidar ese pequeño toque de calidad que termina siendo determinante en sus fracasos europeos.

Mientras en Inglaterra las jornadas se caracterizan por cascadas de goles y repertorios de jugadas que asombran a propios y extraños, los fallos defensivos, los errores de marcación y las pifias constantes de varios guardametas de aquella liga pasan la mayor de las veces desapercibidos para dar lugar preponderante a aquellos detalles que alegran la pupila y que enamoran al aficionado, sin olvidar que, como en todo, hay niveles y los grandes siempre terminan en las posiciones de honor.

Cuando el asunto se traslada a Europa, donde se enfrentan a algunos clubes de mayor jerarquía, de juego compacto, estilizado y probado, las cosas resultan totalmente diferentes, la competencia se eleva a otro nivel y modificar el sistema de juego no es factor para la mayoría de los clubes ingleses que terminan por convertirse en equipos erráticos, mundanos.

Los grandes de Inglaterra hoy no son los grandes del mundo, aunque hay clubes históricos como el United -que se cuece aparte- pero que desde hace algunos años ha padecido siempre que se enfrenta con los colosos españoles, por ejemplo. Junto a los Red Devils, que tienen la obligación moral de estar siempre en los primeros lugares de su liga y del resto de Europa, es el Chelsea el que se ha cargado las responsabilidades en los últimos años. Fuera de ellos, los demás, por mucho ruido que hagan en el torneo casero, no dan el ancho en Europa.

Manchester United por la Champions podría darle la vuelta al 0-2 que le propinó el Olympiacos en Atenas, aunque luce complicado; Tottenham, por Europa League, la lleva más difícil pues tiene que remontar a domicilio el 1-3 que el Benfica le aplicó en White Hart Lane; y el Chelsea como local deberá confirmar su mejor rendimiento ante un Galatasaray que de visita no suele dar grandes sorpresas. Los Blues son hoy, sin duda, la gran esperanza inglesa en Liga de Campeones.

Así, el panorama para “la mejor liga del mundo” en Europa se reduce a uno o dos clubes que no atraviesan su mejor momento, y otro que su estilo, aunque efectivo muchas veces, no es el más alegre y vistoso que se pudiera apreciar.

El nivel en general de la liga inglesa entonces no es directamente proporcional al de sus clubes cuando juegan por el continente, es un hecho. Los números hablan por sí solos y en ese renglón no hay de otra, están muy lejos de imponer su jerarquía en Europa, donde pierden fuerza, coraje, determinación y un piquito de calidad.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *