El descenso de Zacatepec 1948, entre el agua y el aceite

Dicen que fútbol y política no deben mezclarse, sin embargo la realidad es distinta en nuestro país. Más que ser clubes como tal, o instituciones deportivas, un gran número de equipos que desfilan en Primera División y circuito de ascenso son valorados como franquicias. Sedes, nombres y aficiones cambian conforme a los intereses que mejor convengan al propietario urgido por vender como al comprador.

Hace 10 meses desapareció Irapuato en el Ascenso MX. Su lugar fue ocupado por Zacatepec 1948, equipo morelense que compró la franquicia de los Freseros por 500 millones de pesos, recursos supuestamente otorgados por Graco Ramírez, gobernador de Morelos. Haya invertido quien haya invertido, la apuesta fue fallida pues los Cañeros sellaron su descenso tras perder 4-0 ante Altamira en la última jornada del Clausura 2014. En este sentido, el funcionario detalló en su cuenta de Twitter lo siguiente: “El equipo Zacatepec es inversión de particulares. No hay dinero público. El nvo (sic) Estadio es inversión pública. Será sede para Fútbol y Cultura”.

En contraste, usuarios de la mencionada red social critican la injerencia del gobierno morelense en el derrumbe del equipo, así como en preocuparse por el fútbol en vez de ocuparse en temas de mayor importancia como la inseguridad en el estado. Se pueden leer opiniones así:

-“Por mala planeación, gastos desmedidos en compra de jugadores y excesiva difusión gubernamental, Zacatepec 1948 descendió”.

-“Es una lástima que el equipo que rotularon e hicieron pasar por el Zacatepec no haya estado al nivel de la afición”.

-“Graco, la gente que vive en Morelos vive de la patada, pero de otro tipo de patada, gracias a tus nulas ganas de trabajar para todos los habitantes de Morelos”.

Asimismo Jorge Messeguer, secretario de Gobierno de la entidad, se subió al trampolín de dimes y diretes para señalar que “el descenso del Zacatepec es obra de grupos dedicados a desestabilizar al gobierno de Morelos y de crear confusión en la población”.

Durante dos torneos Zacatepec disputó 28 partidos en total; ganó seis, empató tres y perdió diecinueve. Anotó 26 goles y recibió 54. Los 500 millones pagados para hacerse de un cupo en la liga de ascenso y aspirar al máximo circuito, no surtieron efecto.

Si los problemas extracancha envolvieron y perjudicaron al Zacatepec, el rendimiento futbolístico dentro del campo contribuyó para que un equipo de tradición escribiera una página desastrosa en su historia. Y de paso para agregar una pincelada más al lacerante mosaico compuesto por franquicias, política y fútbol que adorna al balompié mexicano desde hace muchos años.

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *