La esperanza del gol

Enner Valencia llegó el pasado jueves 22 a su natal Ricaurte, en el cantón San Lorenzo, en plena selva ecuatoriana. Lo esperaba una fiesta con bombos, cucunos, globos y maracas. Cien de los mil habitantes caminaron junto a él nueve kilómetros hasta su hogar.

Había 18 motivos para festejar, es decir, cada uno de los goles que marcó Enner con Pachuca en el reciente Clausura 2014. Una docena de ellos lo afirmaron como campeón goleador, y como quizá le parecieron pocos, anotó seis más en la liguilla, donde su equipo terminó subcampeón.

Su madre, Bolivia, ya le tenía listo su plato favorito, encocado de pargo rojo. Y no era para menos. Su hijo, con apenas 24 años, volaría al día siguiente rumbo a Quito para integrarse a su Selección, que se prepara para ir a Brasil.

El goleador de la Liga MX disputó 23 partidos con los Tuzos. No faltó a uno solo. Anotó, por cierto, en menos de la mitad, sólo en once encuentros, pero en cinco de esas ocasiones lo hizo al doble y, otra, en Ciudad Universitaria, al triple.

Camino al festejo, mientras sus paisanos lo aclamaban por la calle, uno gritó, “ahí viene la esperanza del gol”. Nadie lo contradijo.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *