Suárez muerde…

Nueve partidos oficiales con Selección uruguaya y cuatro meses sin actividad futbolística, esa fue la sanción impuesta por la FIFA para Luis Suárez, quien se perderá obviamente lo que resta del Mundial y con él quizás se irán las ilusiones de los hinchas charrúas para llegar muy lejos en la Copa.

A Suárez hoy se le señala, se le sentencia, se le califica y hasta se le falta al respeto; es blanco de burlas en redes sociales y en charlas futboleras. Hoy Suárez es el tema favorito de hasta aquellos que no ven fútbol o que están desinteresados del Mundial.

Dura, fría, cruda, así fue la sanción de la FIFA, no por eso injusta, sin embargo sobre la mesa quedan temas a tratar, situaciones que desde ayer me han llamado la atención de sobremanera, y es que tal pareciera que en la sanción a Suárez van incluidas las otras dos mordidas que lo lanzaron “a la fama”, las cuáles, por cierto, ya fueron calificadas y sancionadas en su momento.

Justificar a Suárez simplemente no aplica. Es un jugador que al sentir cierta frustración dentro del terreno de juego muerde, sí, muerde al rival. Otros dan codazos, patadas, rodillazos, escupen, insultan, ofenden y hasta muestran su lado racista. Suárez muerde.

Suárez muerde

Ayer, en el Francia-Ecuador, el jugador galo Mamadou Sakho propinó un terrible codazo a Oswaldo Minda cuando ambos forcejeaban, y el central francés intentaba llegar desde fuera del área a posiciones de remate. El jugador ecuatoriano se desplomó pero el árbitro no decretó nada, no lo vio y por lo tanto no reportó nada en su cédula; y yo me pregunto, ¿no debería aplicar en este caso el mismo criterio del video para sancionar al futbolista francés? Nadie ha dicho nada hasta ahora y yo seguiré esperando la sanción para Sakho, que puso en riesgo la integridad física de un compañero de trabajo. ¿O acaso la acción es válida porque para muchos es futbolera?

Otra duda, ¿si Marco Rodríguez hubiese expulsado a Suárez, lo echan dos partidos y ya? ¿O realmente el problema es que dentro de la cancha la acción del uruguayo no fue sancionada y tras el escándalo de la mordida hay que aplicarle todo el peso de la ley?

En el mismo Francia-Ecuador, Antonio Valencia propinó codazo y se fue expulsado en la segunda parte. El castigo presumiblemente será de uno o dos juegos cuando mucho. Está bien, sólo fue un codazo, nada grave…

La moral en el fútbol es convenenciera, me queda claro. Hay quienes aceptan que el codazo, el insulto, la patada, el puñetazo, el rodillazo en las partes nobles, por más violentos que sean, forman parte del juego y que por eso no pueden ser calificados con el mismo rigor que una mordida. Yo creo que a final de cuentas es la mala intención la que debe pesar para aplicar sanciones. Así, una patada, un codazo, un puñetazo y una mordida deberían ser sancionadas con el mismo rigor.

Lo sanción para Suárez no está a discusión, quiero reiterar, pero me parece que se le está crucificando a un futbolista que obviamente tiene un problema de comportamiento, de actitud, y que no podemos olvidar que antes de ser futbolista es un ser humano.

La FIFA hoy decide aplicar todo el peso de la ley y lavar así un poco su imagen que tan opaca ha estado en los últimos años.

Obviamente esperamos que a partir de hoy, en el reglamento disciplinario de la FIFA, se añada la palabra “mordida” como acción violenta, desquiciada, que no aplica a las agresiones típicas de la cancha (codazo, patada, puñetazo, escupitajo, jalón de greñas, pisotón, mentada de madre, corte de manga, piquete de ojo, rodillazo a los bajos, etc).

Digo, es sólo la opinión de este servidor…

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *