Rusia, Ucrania y el balón

El mundo está en guerra, pero particularmente lo está en Rusia y Ucrania. Los combates en el Este de Ucrania, luego de la anexión de Crimea a Rusia el 18 de marzo de 2014, han dejado casi 2 mil 600 muertos y obligado a más de 340 mil personas a abandonar sus hogares, según la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Pero para el fútbol eso es invisible. Incluso Shakhtar Donetsk jugará la Champions League en el grupo de Athletic, BATE y Porto. El único detalle es que no podrá usar su estadio de última generación, el Donbass Arena, inaugurado en 2009. Inmueble que desde su edificación ha sido hogar del único campeón de liga. El equipo naranja y negro ganó en 2010, 2011, 2012, 2013 y 2014. Y, para como está la cosa (Shakhtar está invicto y en la cima), seguro lo hará en 2015. Pero ¿dónde celebrará? ¿será en el Donbass o en el estadio de Lépolis (para 18 mil personas), o en Kiev en el Estadio NTK Bannikova (de 1 mil 945 asientos)?

Desde el 22 de agosto el Donbass Arena está en la línea de fuego, entre bombas y tiroteos, aunque sus puertas han permanecido cerradas desde el 3 de mayo de este año. La liga, por el contrario sigue: volverá con la acción de la jornada 6 el 13 de septiembre tras el parón de los amistosos internacionales y del inicio de eliminatorias europeas. En Rusia también regresarán ese día para afrontar la fecha 7 en todos sus estadios.

Mientras Donetsk arde por la gracia de separatistas prorrusos y ucranianos, Oleksandr Gladkiy, delantero de 1.86 metros y 85 kilos del Shakhtar, domina la Premier League de Ucrania con cuatro goles. Balones a las redes sin festejos.

En lo que hoy la Organización del Atlántico Norte (OTAN) delibera en Gales con los líderes de las potencias (Obama incluido) la fase a seguir en el dilema ruso-ucraniano, la Selección rusa de Fabio Capello afina botines de cara a la eliminatoria europea que inicia contra Liechtenstein el lunes 8 de septiembre. Apenas el miércoles 3, destrozó a Azerbaiyán por 4-0 en la ciudad de Jimki (a una hora de Moscú en carro).

Y en Kiev (a 9 horas de Donetsk en auto) Ucrania también jugó. Tan pronto silbó el juez en Jimki el final de partido, Ucrania enfrentó a Moldavia y le ganó. Iniciará también el lunes eliminatorias, en Kiev contra Eslovaquia.

Es una mancha. Es una nada que consume velozmente (casi) todo lo que tiene enfrente. Avanza y de pronto se estanca. Pero no; rápido consigue estar de vuelta y, hambrienta, come acelerada lo que sea y no pregunta. La nada es una nube de polvo, neblina rojiza; es humo que cae por la mañana cuando todos despiertan, cuando los ataques continúan.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *