¡Es portero!

Vecinos del lugar sólo tienen la certeza de que hubo balazos en la cancha del deportivo. Policías intentan alejarlos exigiéndoles que no estorben, asegurándoles que todo está bajo control. Paramédicos auxilian a la única persona herida, un hombre con vestimenta de portero que yace sobre un césped en mal estado.

Lo suben a una camilla. En el trayecto a la ambulancia, sus compañeros comprueban que sangra del brazo izquierdo, así como de la pierna derecha. De los tres disparos perpetrados en su contra, dos se incrustaron en su cuerpo, el otro fue plomo detenido por un muro que rodea la portería que defendía.

Algunos hablan de una riña por una falta, otros alegan que el delantero del equipo contrario se la tenía cantada por un asunto personal. Chismes van y vienen dentro del pánico, justo en el momento que suena con fuerza la sirena de la ambulancia.

“Ánimo, ánimo, va a salir todo bien. No te preocupes, yo le aviso a tu familia”, le dice al portero uno de sus compañeros, quien está asustado por lo sucedido; víctima de los nervios tras escuchar los estallidos y ver la mancha roja cubriendo el guante. Por la misma inercia de su condición, preso del impulso y la angustia, suplica a los paramédicos que por favor le salven el brazo: “¡Es portero! Hagan lo que sea, pero déjenle bien el brazo”.

Los metiches que hicieron caso omiso a las indicaciones de los policías y escucharon al compañero del arquero, se sienten más tranquilos porque al menos ya saben que hubo un herido, un portero. También se preocupan de que pueda perder el brazo, de que no llegue a tiempo al hospital para salvarlo.

Nadie sabe a ciencia cierta qué ocurrió para provocar la aparición de una pistola en la cancha. Lo único que alarma en estos instantes es que un portero salve su brazo, y no tanto que un hombre baleado (también en la pierna) se recupere en su totalidad. El herido no habla, no se queja, no nada; guarda con recelo la causa de los disparos.

*Relato basado en el partido que terminó en balacera dentro del Deportivo Cuauhtémoc, Distrito Federal, donde desafortunadamente se informó sobre la muerte de una persona.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *