Lo opuesto a Casillas

Vayan ustedes a saber si es desconfianza, aburrimiento, una mala noche o el cruel paso del tiempo. El disparo de Juraj Kucka fue, cuando mucho, brusco, pero domable. Voces aseguran que el balón dibujó una imprevista curva, pero ésta fue casi un engaño óptico. ¿Desvío? Si lo hubo, fue diminuto. Y Casillas, que ni siquiera puede achacar falta de visibilidad, flaqueó hacia su derecha, como debilitado, como cuando en un penal el portero resignado se desvanece hacia el lado opuesto del cobro… 

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *