La tierra de los libros

Islandia cuenta con numerosos volcanes, abundantes ovejas, muchos libros, pocos islandeses y poquísimos relatos victoriosos de fútbol.

Condiciones geológicas únicas entregan más de 120 volcanes que, en promedio, hacen erupción cada cinco años. Tal panorama debe preocupar, sobre todo, a las ovejas, dueñas de la isla, pues duplican en número a las personas, que por estos días apenas alcanzan los 330 mil habitantes. Y en fútbol, poco, casi nada, con muchas victorias sobre Islas Faroe, algunas sobre Andorra y Malta, y un aislado gran triunfo sobre Italia en amistoso disputado en 2004.

Otra nota más o menos relevante que dio su fútbol entró, como muchas referencias islandesas, dentro del terreno de lo curioso. Eiður Guðjohnsen, que jugó en Chelsea y Barcelona, debutó en Selección nacional sustituyendo a su padre, Arnór. Un hecho inédito. El episodio está junto a otros apuntes campechanos como lo son que en Islandia estuvo prohibida la cerveza hasta hace no más de tres décadas, que no existen apellidos familiares, que casi no se dan los árboles o que un minoritario pero significativo segmento de la población cree que existen los elfos y los trolls.

Y dentro de estas, si se gustan, atípicas estadísticas, hay algunas más. Islandia es el país que, en promedio, publica más libros, tiene más autores y lee más. Ad ganga med bok I maganum (Todo el mundo da a luz a un libro) es la frase de batalla de un país donde, por ejemplo, la joven novelista Kristin Eirikskdottir ha decidido que, para evitar competencia familiar, no publicará libros al mismo tiempo que su esposo y su madre, también exitosos escritores. Esa situación ocurre en más de un hogar.

Llegamos entonces al dato supremo del boom literario islandés: Una de cada diez personas publica o publicará un libro.

Entenderán ahora mi desinterés por reseñar lo ocurrido hoy en Reikiavik, donde la Selección de Islandia logró el triunfo más grande de su historia al vencer 2-0 a Holanda. Al fin y al cabo, así lo afirman los datos, cuando menos uno de los once jugadores islandeses escribirá un libro a lo largo de su vida, y me cuesta creer que no elija esta imborrable noche como personaje principal de su obra. Ese autor, por ahora misterioso, algún día nos lo contará mejor. 

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *