El anhelante triunfador

La imagen que yo tengo de Gerrard es la del anotador que corre enloquecido hacia el banderín de córner para patinarse sobre el césped; festejo y grito eran su freno. Por lo demás, transmitía calma.

Hoy anotó dos goles al Wimbledon y con ello sacó del apuro a su Liverpool, que a ratos sufrió con un rival de, literal, cuarta categoría, en la tercera ronda de FA Cup. Finalizó 1-2 y el capitán firmó uno de cabeza y otro más con intachable tiro libre, motivo que se antojaba para una celebración más efusiva. No fue así. Esta vez Gerrard optó por una sonrisa delgada y un choque de manos sereno, casi casual, de esos que uno da cuando saluda con cierta indiferencia.

Apena unas cuantas horas atrás, el más veces captain de los Reds informó que dejará el club al finalizar la temporada, sólo una después de rozar ese título de liga que jamás pudo conseguir. En esa ocasión, él, frente a Chelsea, perdió el balón que Demba Ba convertiría en gol. Ahí se le fue el título y, quizá, hasta la emoción.

El jugadorazo se ve intacto, tanto que ha marcado cuatro goles en sus dos recientes partidos. El anhelante triunfador, sin embargo, ya no se ve igual. 

1 comentario

  1. Maxchiva lunes 5, enero 2015 at 20:52

    Como aficionado al Liverpool me dolió ver que se les fuera el título el año pasado, pero aún a pesar de su error seguirá siendo un ídolo para mí. Ojalá algún día la vida le haga justicia con ese tan anhelado título que se merece.

Your email address will not be published. Required fields are marked *