Artesano de talentos

Nombres como los de Jorge Valdano, Gabriel Batistuta, Marcelo Bielsa y Carlos Tévez tienen algo en común además de la nacionalidad argentina. Los cuatro fueron formados por Jorge Griffa, considerado uno de los hombres que mejor trabaja con categorías inferiores. Su labor es reconocida tanto en su país como en el extranjero, aunado a que es referencia obligada cuando se habla de niños y jóvenes en el balompié.

“Afirmo el concepto de que el fútbol amateur es ignorado por la gente y olvidado por los clubes. Pienso que el fútbol juvenil tiene que ser planificado, pero es más importante encontrar personas idóneas para esa planificación”, declaró Griffa al diario El Litoral.

Rafael Márquez, Carlos Salcido, Javier Hernández y Carlos Vela también poseen algo en común independientemente de ser mexicanos. Sí, los cuatro han jugado en Europa. Sí, los cuatro han sido mundialistas. Para llegar tan lejos, los cuatro contaron con un guía que se encargó de formarlos, un guía llamado José Luis Real.

Conocido como El Güero, Real es uno de los mejores formadores de futbolistas en México, si no es que el mejor. Actualmente encargado de fuerzas básicas en Chivas, el Profe es el claro ejemplo de lo que manifiesta Griffa: la importancia de encontrar personas idóneas para planificar el fútbol juvenil. Chivas, extendido al fútbol mexicano en general, tiene a la persona idónea.

Artesano de talentos

Real en Playa del Carmen

Recién bajado del avión, antes de querer instalarse y descansar en su hotel, José Luis Real visitó de forma inesperada al plantel del Inter Playa del Carmen durante su entrenamiento nocturno. Al día siguiente, el equipo disputaría un partido vital en sus aspiraciones de liguilla contra Albinegros de Orizaba, por lo que su presencia sirvió de motivación.

Brindando palabras a los chicos, así como al cuerpo técnico, El Güero evidenció en cada frase el amor que le tiene al fútbol, un romance que se sostiene en un rasgo que va más allá de la pasión por un balón, y eso es vocación. En su caso, la vocación para descubrir talentos y formarlos.
Terminada su visita, generador y dador de fútbol, José Luis Real aceptó charlar.

EL: ¿Qué anda haciendo por acá, Profe?
JLR: Observando jugadores. Playa del Carmen es bellísimo para vacacionar, pero en esta ocasión vine a poner atención en niños y jóvenes locales. A esto me dedico, es lo que me gusta, y nunca sabes cuándo puedes encontrarte a una futura promesa.

EL: Es el mejor formador de futbolistas en México. Pero sea usted quien defina al Güero Real en el fútbol.
JLR: Me gusta trabajar con jóvenes. He dirigido en Primera División, he dirigido selecciones nacionales en diversas categorías, me ha ido bien como director técnico, pero lo que más disfruto es detectar talentos, trabajar con niños y jóvenes. Sé que puedo ser director técnico de Primera División, sé que puedo estar al frente de un equipo a ese nivel, sin embargo mi pasión es influir en una parte de la formación de futbolistas. Creo que para técnicos hay bastante gente que puede resolver problemas de equipos con táctica y estrategias, no obstante hay muy poca gente dedicada a observar talentos y trabajar con gente joven.

EL: ¿A qué se debe que haya poca gente dedicada a eso?
JLR: Por el pago. Yo creo que una razón fundamental es la vocación, pero también se ha vuelto importante el tema del dinero. No es tan reconocido el trabajo con los jóvenes al grado de que se pueda pensar en un sueldo parecido al que percibe alguien de otra área en los clubes, y menos a los salarios que se manejan en Primera División.

EL: Sin guión, no hay película. Y cuando la hay, el guionista es el más olvidado. Ustedes, los formadores y entrenadores de inferiores, son primordiales en los clubes. Digamos que son el cimiento.
JLR: ¡Seguro! Tendría que ser muy diferente, tendría que ser muy valorado. Para mí, el trabajo que hago, representa el mismo valor que lo que hace un director técnico en Primera División. Lógicamente la Primera es una responsabilidad que depende del tiempo, es decir que si pierdes tres partidos, te vas. En fuerzas básicas, se supone, tienes una permanencia mayor. Definitivamente el pago, al menos en México, no corresponde a lo que un formador debería percibir.

Artesano de talentos

EL: Es aquí cuando entra el tema de la vocación.
JLR: Por supuesto. ¿Quién va a querer aventarse el trabajo de ver niños y jóvenes, hablar con ellos, escucharlos, tenerles paciencia, a costa de recibir un salario bajo? Muy pocos, casi nadie. Porque también implica viajar, y no precisamente para descansar, sino para adentrarte en regiones complicadas por diferentes motivos, donde al final del día pudiste no haber encontrado un jugador y puedes sentir que fue un día perdido, o bien que pudiste haberlo aprovechado para otra cosa como estar con la familia.

Si encontraste un jugador y hay que formarlo, se debe entender que tratas con un ser humano. Niños y jóvenes provienen de entornos diferentes, de entornos que han influido en su desarrollo como personas. Se requiere de paciencia, es todo un proceso que implica la combinación del aspecto deportivo con el factor humano.

EL: ¿Qué es lo que ve en un chavo para determinar si tiene o no potencial?
JLR: Lo primero que veo en un chico es lo más importante que debo observar: lo que hace con el balón. Parto de fijarme en su técnica, en el gesto técnico; recepción, conducción, pase, drible, tiro. Uno de los méritos que posee cualquier formador de futbolistas radica en detectar al jugador que se encuentra en el punto medio de los muy buenos o los muy malos. Vaya, detectar el garbanzo de a libra.

Después de ver a miles de jugadores llegas a tener una práctica que te permite identificar, ver más allá de lo que todos ven. Es fijarse en el elemento que hace algo diferente al resto. Puede tardarse dos, tres, o diez jugadas, como puede tener un chispazo, pero hace algo que lo distingue de los demás, que lo hace especial.

EL: Hay que tener colmillo para eso.
JLR: Sí, son años de dedicarte a esto. Ahora bien, eso no significa que ya lo sepa todo. Aprendes todos los días, no dejas de aprender.

EL: Retomando el aspecto humano, ¿cómo se maneja la situación cuando a un chico se le informa que se acabó el sueño?
JLR: Es difícil, muy difícil. En Chivas participamos la jefa de psicólogos (desarrollo humano), el técnico del equipo, el jefe de visores y el responsable de fuerzas básicas, que soy yo. Somos cuatro personas dedicadas a hablar con el jugador y explicarle el porqué de la decisión. Cuando eso ocurre no es una sorpresa pues dos meses previos, o tres, hemos hablado con él para indicarle en qué debe mejorar, en qué está fallando. Pero aún así es un momento duro.

EL: Para que vaya a descansar, el fútbol en su vida es…
JLR: Lo más importante después de mi familia y mi religión.

Un día después, previo al partido entre Inter Playa del Carmen y Albinegros de Orizaba, José Luis Real conversó con niños, jóvenes y padres de familia de la comunidad local. Les explicó cómo es el proceso de formación, enfatizando que todo chico debe desear ser jugador de Primera División, soñar con alcanzar su meta.

En su oportunidad José Vázquez, presidente de la Segunda División, fue concreto en subrayar un problema que suele registrarse con frecuencia en ligas infantiles y juveniles: la imposición por parte de padres de familia. Abordó cómo ha habido casos de niños obligados a jugar porque sus papás quieren que sea futbolista, y en ocasiones inspirados en la ilusión monetaria. De igual manera detalló cómo hay padres que irrumpen la educación escolar de sus hijos para que tomen un año sabático con el fin de analizar si su futuro está en el fútbol.

Ante la pregunta de quién es el señor que ha hablado, un padre le responde a su hijo que se trata de un artesano de talentos.

EL: Profe, si le digo Chicharito, Vela, Márquez y Salcido, ¿qué siente?
JLR: Que puede haber más como ellos. Talentos existen en México; hay que encontrarlos y pulirlos.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

1 comentario

  1. Maxchiva martes 31, marzo 2015 at 15:18

    Muy buena entrevista, felicidades. Sigan así. Saludos.

Your email address will not be published. Required fields are marked *