Moisés, víctima de injusticia ‘tricolor’

Moisés Muñoz conoció la justicia deportiva con aquel cabezazo que le dio al América el título del Apertura 2013. Eso a nivel de clubes. En la Selección Mexicana, el destino se ha encargado de serle injusto.

Tras haberse desarrollado y consolidado en Monarcas, equipo que lo vio nacer, Muñoz tuvo que abandonar su casa para buscar nuevos rumbos en el Atlante con un profundo pesar, ya que no pudo cumplir su sueño de ser campeón con los colores rojiamarillos tras haber disputado dos finales de liga, mismas que perdió ante Monterrey y Toluca.

En total, Moisés Muñoz disputó 19 torneos con Monarcas, fue en la capital michoacana donde se hizo de un prestigio dentro de la baraja de guardametas mexicanos, sin embargo, dado el bajo perfil mediático del equipo, siempre quedó a la orilla de convocatorias importantes con la Selección Mexicana.

De cara al Mundial de Alemania 2006, Muñoz estuvo en la lista preliminar de 30 jugadores, pero en el corte final fue relegado por Ricardo Antonio La Volpe, quien prefirió convocar a Guillermo Ochoa como tercer portero, por detrás de Oswaldo Sánchez y Jesús Corona.

Queda el precedente, a decir de varios expertos, el entonces técnico nacional fue presionado por Grupo Televisa para llevar a Ochoa, flamante revelación americanista en aquel entonces.

Aquella fue la primera frustración de Muñoz con el Tricolor. Sin embargo, su tenacidad nunca estuvo en duda y prueba de ello fue que volvió a ser convocado por el sueco Sven Göran Eriksson de cara al proceso de Sudáfrica 2010, durante un partido amistoso contra Ecuador celebrado en 2008, aunque lo tuvo que ver desde la banca.

Tuvieron que pasar cinco años y cambiar de camiseta dos veces (Atlante-América), hasta que en el 2013, Moisés fue convocado de nuevo a la Selección. Fue bajo el llamado de José Manuel de la Torre para disputar la Copa Oro, donde jugó 90 minutos.

La segunda gran decepción llegó de cara al Mundial Brasil 2014. Por segunda vez, el portero moreliano fue borrado de la lista preliminar, una vez más se quedaba a la orilla del máximo evento balompédico en el orbe.

Muy cerca de la justicia, pero no.

Con una larga trayectoria en Primera División, a Moisés no le han importado los reveses, ha sabido mantener un nivel destacado en un club de máxima exigencia como el América y, tras la Copa del Mundo, fue convocado por Miguel Herrera para Copa Oro, donde salió campeón, aunque con el asterisco de no haber jugado un solo minuto.

La llegada del Tuca Ferretti abrió un nuevo panorama para Muñoz. Por primera vez, un director técnico se atrevía a dejar fuera de la convocatoria a Guillermo Ochoa, portero titular en la pasada Copa del Mundo, pero sin actividad en su club (Málaga).

Alfredo Talavera, del Toluca, y Moisés Muñoz, los convocados por el entrenador interino, quien le guardó un regalo al moreliano: la titularidad ante Argentina. El momento más brillante de su carrera. Y el plus fue haberse llevado la camiseta de Messi para regalarla a su hijo.

Moisés estuvo a la altura. Le tapó remates al propio Messi, a Ángel Correa y a Tévez, fue la figura de México por 83 minutos, hasta que la injusticia que el Tri siempre le ha aguardado se manifestó. Midió mal un balonazo largo de Messi, Lavezzi le ganó en la carrera y Agüero anotó. Ahí se propició el empate albiceleste.

Moisés tuvo la gloria en sus manos. En las redes sociales, muchos expertos aseguraron que era “el momento de Moisés” en la Selección… pero el fútbol es de 90 minutos y a veces injusto. Como la Selección lo ha sido con Moisés.

¿Será el titular en el decisivo partido contra Estados Unidos para definir al representante de la Concacaf en la próxima Copa Confederaciones?

¿Habrá justicia para Moi?

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *