Mezcla de fútbol

Los búlgaros, por razones tan largas que no daría tiempo ni para comenzar el relato, no quieren mucho a los turcos. A los alemanes, por otras interminables causas, tampoco.

Hoy en Sofía, Bulgaria, sin embargo, a los locales no les quedó más remedio que reconocer con aplausos al turco-alemán Mesut Özil. El futbolista del Arsenal, con una genialidad en pleno final de partido, resolvió el resultado 2-3 a favor de los ingleses, quienes sufrieron ante el Ludogorets en UEFA Champions League.

Özil, musulmán que nació y creció en Gelsenkirchen, Alemania, al 87′ eludió con un sombrerito al portero croata-canadiense Milan Borjan, que luego vio derrumbarse a sus defensas tras dos sutiles pero letales amagues del zurdo campeón del mundo.

El estadio Vasil Levski, abarrotado de desilusión, supo reconocer el acto con dignas palmas, no para el alemán o para el turco, sino para el fútbol, que es el compuesto resultante.

‘Bulgaria’, después de todo, aseguran algunos, tiene origen en el vocablo turco ‘bulga’, que significa ‘mezclado’. 

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *