Cómplice

Qué ingrata es la posición. Thibaut Courtois confirmó. Errores hubo por todos lados, pero las miradas matonas fueron para él.
Primer minuto y ¡túnel imposible! Gol de Messi. Chelsea va por dos.
En el segundo, nada qué hacer. Fue error de Fábregas, y pesó.
En delantera puras fallas. Pero no pasa nada, ¡hasta Messi falla! Pero cuando falla el portero es otra cosa…
El tercero, otra vez por entre las piernas, pero con regalo previo del defensa. Pocos lo señalaron. Si el tiro iba fuerte o no, da igual, entre las piernas, parece ser ley, es error del portero.
La defensa del Chelsea, temerosa; Fábregas, mal; pero esta noche el culpable, a ojos del mundo, sólo es uno: el portero.
3-0 para Barcelona y a cuartos, con Courtois como el gran cómplice.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *