Herrera vende humo

Su personalidad le gusta a muchos. Su léxico propicia risas y bromas.
Es un personaje, ni quién lo dude; pero como DT del América, no funciona.
Hay quiénes señalan que ‘su barrio’ es un imán, pero no hablan de fútbol. Lo importante.
La gestión de Miguel Herrera en América: fracaso. No gana nada.
Carece de autocrítica y reparte culpas, y ahora habla de mala suerte.
Su América no juega a nada. Aburre.
La popularidad del Piojo oscila con sus resultados.
Él sigue gritando, festejando ruidosamente, manoteando, mentando madres; sigue siendo el centro de atención en las conferencias. Sigue vendiendo humo. Mucho. Pero como DT del América, sigue sin funcionar.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *