La balada de Sue y Diego

Fue la mujer más famosa del fútbol en su momento.
Sue Ellen Carpenter ingresó a la historia de las Copas del Mundo por encaminar a D10S rumbo a la mutilación de sus piernas en Estados Unidos ’94.
Ante los ojos de millones de creyentes, ella era la viuda blanca, una despiadada criminal que puso en marcha la destrucción del buen fútbol divino. Fuimos ciegos en ese instante, menos Diego.
Maradona entendió que Sue no era la enemiga, que no era su culpa, así que la tomó de la mano y se dispuso a acompañarla a la prueba del doping con caballerosidad.
En el trayecto, Sue devolvió la cortesía al Diego para permitirle hablar sobre el partido contra Nigeria a la televisión argentina.
Fueron unos cuantos segundos, pero suficientes para demostrar que en las tragedias el respeto, como la pelota, no se mancha, y puede durar una eternidad.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *