El partido de la suerte

Argentina jugará su último partido de preparación rumbo a Rusia 2018 el próximo 9 de junio, ante Israel, en Jerusalén.

Hay polémica. El estadio Teddy Kollek, ubicado al sur de la ciudad, está en el barrio de Malha, que hace 70 años quedó destrozado durante la guerra árabe-israelí.
Un grupo de 70 niños palestinos escribió una carta a Messi para que no juegue el partido. «Vas a jugar con tus amigos en Malha, sobre nuestra aldea destruida», dice el texto.

El presidente de la Federación Palestina de Fútbol, Jibril Rajoub, también envió una carta de protesta a su contraparte argentina: «El gobierno israelí ha convertido el partido en una herramienta política. El partido se juega para celebrar el 70 aniversario del Estado de Israel». Y pidió quemar las camisetas de Messi, también embajador Unicef.

El 4 de mayo de 1986, previo al Mundial de México, Argentina venció a domicilio 7-2 a Israel en Ramat Gan (distrito de Tel Aviv). Ese amistoso se convirtió en una especie de cábala antes de la Copa del Mundo. Un partido de la suerte.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *