Sinfonía alemana del cabezazo

Iniciamos el siglo XXI con un concierto alemán en Copa del Mundo.
Lo brindó en Japón.
Consistió en ocho tiempos; el portero Al-Deayea pasó a la historia por recibir ocho goles.
Pero pocos se acuerdan del público árabe en la cancha que permitió a la orquesta germana anotar cinco de cabeza.
¡Nunca en Mundiales el juego aéreo había sido tan letal!
Y jeques saudíes, sin saber lo que les esperaba, pagaron por ver ese espectáculo.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *