Nuevas generaciones

Túnez es hoy, mayoritariamente, un país de jóvenes revolucionarios.
En 2011, vía revuelta popular, derrocaron al presidente Zine el Abidine Ben Ali, en el poder por 23 años. Ahí comenzó la Primavera Árabe.
Casi todos los días hay huelgas, marchas y manifestaciones. Piden “pan, trabajo y dignidad”.
Desde entonces han organizado más de 10 mil movilizaciones ciudadanas.
En redes sociales abundan las iniciativas como Winu el petrol? (¿Dónde está el petróleo?), Mnish Msemah (No perdonamos) o Fesh Nestanew? (¿Qué esperamos?).
Toda una generación se ha forjado en la rebeldía contra la injusticia social.
Desde 2011 su moneda ha caído 40% frente al dólar, la inflación está en un récord de 7.7% y el desempleo entre jóvenes superó ya el 30%. La independencia-democracia no fue solución.
Béji Caïd Essebsi, el actual presidente, tiene 91 años.
El pasado 6 de mayo tuvieron elecciones municipales libres por primera vez. Votó sólo el 30%.
La política tradicional no les atrae, prefieren refugiarse en movimientos populares.
“El futuro del país serán los jóvenes y debemos intentar darles esperanza. Hay un camino, pero hay que cambiar el país”, declaró recientemente Messaoud Romdhani, activista veterano.

Túnez es la décima Selección con menor promedio de edad en Rusia 2018. Quieren hacer historia.
Iniciarán su participación el lunes 18 contra Inglaterra, la más joven del Mundial.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *