Te invito un trago

U

n Mundial es buen pretexto para quitarle lastres al corazón.
La Copa del Mundo es reunión, pero también unión para procurar lo importante.
Al futbolero se le encuentra en un estado de ebullición tal que se aprovecha la descarga de euforia para el abrazo o el perdón.
En el instante que rueda el balón giran también las emociones de la amistad o la pérdida, del nuevo viaje o el recuerdo, del afecto o el dolor.
Un trago sirve como aliado, o testigo, de aquello que no sabemos decir en un día normal.
La primera ronda va por cuenta del que ha aligerado el alma con el grito de gol.
FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *