Goleada sin importancia

M

ohammed bin Salman es el príncipe heredero de Arabia Saudita.
Es también, en los hechos, quien manda. Su padre, Salmán bin Abdelaziz, tiene 82 años y se rumora padece Alzheimer.

El joven de 32 años proyecta reformar su país. La mitad de la población es menor de 35 años y desean un país más moderado y abierto. El plan del futuro monarca se denomina “Visión 2030”. Los cambios que ha promovido son darle licencias de conducir a mujeres, permitirles ingresar a los estadios y abrir las primeras salas de cine. Sus críticos lo tildan de autoritario, déspota y falto de experiencia.

Hoy su preocupación se centra en el petróleo. Previo a la inauguración del Mundial se reunió con Putin. Arabia Saudita y Rusia, los dos principales exportadores de crudo, están en vías de un llegar a un acuerdo para controlar la producción, aumentaría y estabilizar los precios. De eso se trató el encuentro.

En cancha Rusia goleó 5-0 a Arabia. Al príncipe no le importó demasiado.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *