Cuando el «enemigo» es amigo

E

stá en Rusia, yo en Playa del Carmen. Publica puras selfies. Lo critico sin piedad. Digamos que soy lo opuesto a él. Prefiero escribir. En fin.
Hace cuatro años, en Brasil, fuimos equipo mundialista. Hoy somos competencia, pero somos amigos.
A través del fútbol, Eric y un servidor enlazamos historias de vida que no caben en ficciones. De nuestras diferencias y vivencias, nuestras similitudes.
Un día, justo en la Quinta Avenida, cometimos la estupidez de llegar a considerar que debíamos renunciar a los sueños respectivos.
Por fortuna no lo aplicamos en la práctica.
Nos aferramos en ser tercos a soñar, a no claudicar en lo que y quienes somos.
Hoy Eric está en tierra de Putin para cubrir la Copa del Mundo. Hoy no duerme por contener la lágrima para derramarla en cuanto escuche «papá» en voz de su nena.
Hoy Eric es personaje y aprendizaje de lo que por un instante nos perturbó, la realidad.
¡Felicidades, papá!
FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *