El problema fue educarlos

¿A

quién debemos dirigirnos para recriminarle en su cara la decisión de educar a los futbolistas nigerianos con disciplina y táctica en la cancha?
Les quitaron la revolución del desorden a velocidad. Era su mejor herramienta para lastimar a cualquier rival.
De aquellos irreverentes y temerarios jugadores que hicieron de Nigeria un equipo adulto a la brava en su primera Copa del Mundo, hoy vemos un plantel dócil, sin la víscera de sus antecesores.
Okocha, Amokachi, Yekini, Amunike y Oliseh inculcaron que dan resultados anarquía e ignorancia sobre el césped, esto por no recurrir a sistemas ni estrategias de pizarrón.
Ruggeri, Stoichkov y Maldini podrían explicarlo mejor porque ellos los sufrieron.
Vaya ironía. No siempre es tan buena la educación.
FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *