Raro

El Francia-Australia fue un partido extraño. Parecía para goleada y acabó cerrado.
La tecnología se aplicó de manera correcta interviniendo en los dos goles franceses.
Pogba, de accionar opaco, terminó vistiéndose de héroe; aunque marcó un gol que parecía autogol; ni la tecnología lo dejó claro.
Umtiti cometió el penal más absurdo del Mundial. Inexplicable. Al final, hasta un meme de su error subió en su Instagram.
¿Por qué Francia no jugó con calcetas rojas?
Con el nivel mostrado, los galos dejaron serias dudas. Australia, basado en la disciplina táctica demostró que puede jugarle al que sea, aunque la carencia de chispa y creatividad les terminará cobrando factura.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *