Largo plazo

D

esde hace más de diez años en Marruecos se recurrió a la protesta popular.
La respuesta del gobierno fue represión feroz. El rey Mohamed VI no tolera reclamos.
La única opción, entonces, fue el boicot. Marroquíes que luchan por igualdad de oportunidades, mejores condiciones de vida y democracia, han construido misteriosas pero conocidas redes de resistencia en las que se llama a no consumir productos aliados al régimen. Los afectados, gasolineras Afriquia, agua Sidi Ali y la leche Danone.
No se sabe aún si el boicot está funcionando, es una protesta a largo plazo. El rey sigue vigente.

Hoy Marruecos perdió 1-0 ante Portugal. Es el primer eliminado del Mundial.
Intentaron un juego listo, inteligente, técnico, sigiloso y combativo.
No dio resultados.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *