Contraste

El francés no festejó su gol, ¡quién sábe por qué diablos!
El uruguayo rompió en llanto durante el partido. La derrota lo alcanzó antes de tiempo. No pudo contenerse.
Son futbolistas, pero también fanáticos. Sufren, sienten.
Giménez confirmó que el fútbol se trata de pasión pura, quizás de un capítulo de vida. La sangre le hierve.
Griezmann, por su lado, recordó que el futbolista europeo tiene la capacidad de controlar mejor sus emociones, y quizás fue eso lo que este viernes dejó a Francia instalada en semifinales y a Uruguay en un avión con destino a Montevideo.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *