Rusia nos engañó

El mundo entero cayó en su trampa. Previo a su fiesta, la Selección anfitriona se mostró como un equipo conformado por rocas en partidos amistosos y Copa Confederaciones. A duras penas llegó a mostrar algo rescatable.
Pero nos sorprendió con la madurez de un grupo de jugadores que supo cómo enfrentar una Copa del Mundo.
No se va a casa. Se queda en su hogar, en un territorio que dignificó con fútbol eso que le gusta a la gente.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *