El pandero Giroud

Recuerdo cuando acompañaba a mi abuela a misa. Me llamaba la atención el coro, sobre todo por el chico o la chica que tocaba el pandero.
Era el instrumento más insignificante. No tenía chiste alguno. Era inverosímil ver cómo excitaba al encargado de agitarlo. Parecía poseíd@.
Pero cada ocho días ahí estaba, y ensayaba junto al resto durante la semana. No lucía ni destacaba al ritmo de guitarras, órgano y batería, sin embargo, formaba parte de.
Así asimilo a Olivier Giroud, el 9 francés titular que no anotó gol y ni siquiera tiró a portería en Rusia.
La aparente intrascendencia o cero funcionalidad también juega.
A veces garantiza obtener una Copa del Mundo.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *