El timing de Rooney

Tres segundos antes de recibir la barrida de Wayne Rooney, el canadiense Will Johnson alzó la mirada para darse cuenta de que dos compañeros suyos acompañaban la jugada al correr hacia la portería vacía del DC United. Eso lo distrajo. Probablemente nadie le inculcó la importancia de la pausa en el fútbol. Pudo haber pisado el balón, retroceder cuatro centímetros, quitarse la marca del inglés y tirar a portería. Pero optó por la inercia del movimiento junto a la pelota.

La mala decisión de Johnson se transformó en virtuosismo de Rooney. El chico malo recuperó la de gajos después de pelearla hasta el último aliento. Tras el desfogue, con la presión del reloj encima, se dio cinco segundos para acomodarse el balón con calma en tres toques, levantar la vista y elegir la mejor opción: un centro preciso para su rematador bien ubicado.

No es cliché que los cracks resuelven todo en cuestión de segundos.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *