Mourinho está solo

Chiellini culpó al guardiolismo de ser el causante de la extinción de defensas duros en Italia como consecuencia de su estilo; técnicos de la Serie A decidieron cambiar el catenaccio por propuestas ofensivas.
Sarri y Di Francesco, dos ejemplos de la transición.
Poco a poco se guardan en el cajón nombres como los de Fabio Capello, Marcelo Lippi y Giovani Trapattoni.
Los monstruos sagrados de los cerrojos fueron relegándose paulatinamente ante la aparición de entrenadores más jóvenes y osados que además tuvieron la fortuna de coincidir en el tiempo con mediocampistas y delanteros talentosos para formar sus planteles.
Sin amos y maestros de los candados en el mapa de la élite europea, Mourinho se asfixia, se desespera.
Lucha, se aferra en combatir y resistir, pero lo hace solo.
En su batalla, vaya paradoja, su mejor muralla es él, sin embargo, necesita atacar.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *