En las orejas lleva el espíritu

Edison Flores Peralta, hijo pródigo de Collique, representa la máxima del espíritu de Cahuide, el jefe orejón de la realeza inca que prefirió inmolarse antes que caer a manos de los españoles, durante la gran rebelión del Manco Inca por la reconquista del Cusco y el Tahuantinsuyo (1536).

Aquella máxima en común entre el futbolista Edison Flores y el guerrero Cahuide, radica en que ambos son hombres de temple singular y de combativo carácter, que han batallado con indomable valor y ejemplar arrojo en las filas, tanto de un equipo de fútbol, como del ejército inca.

El destino supo desde siempre la relación entre ambos, no en vano la calle en la que Edison creció y jugó sus primeras cascaritas se llama Cahuide, justo en el corazón del ya mencionado barrio del Collique, en las entrañas del distrito de Comas, donde los habitantes tienen también su propia máxima: “si la gente se propone algo, lo logra con su esfuerzo”.

Desde chico, Edison estuvo tocado por los dioses del fútbol, que le dotaron de potencia, velocidad, regate y un entendimiento nato del deporte que se practica en el gigante rectángulo verde.

“Los que seguimos de cerca a Edison desde pequeño sabemos la historia de que cuando las cosas no le pintaban bien en la escuela, su madre le castigaba prohibiéndole jugar al fútbol. Pero ni eso lo detuvo porque el chiquillo era tan vivo que lanzaba las zapatillas a sus amigos por la ventana para escaparse y jugar”, platica desde Lima para ELBUENFUTBOL*, el periodista Fernando García, de Fusión Deportiva.

Dice el periodista Kike La Hoz que Edison “posee una manía de no darse nunca por vencido, aunque la timidez le aflore en la cara”.

Cahuide era el jefe de los Orejones y Edison, a manera de simbolismo, lleva sus manos detrás de sus orejas cada que anota un gol. “Para recordar quién es y de dónde viene”.

Para salir adelante en un barrio hay que “parar las orejas”, estar bien atentos. Y bien despierto estuvo Edison, que hacía casi tres horas de viaje todos los días para entrenar dos horas por la mañana. El esfuerzo rindió fruto, porque sus convocatorias a selecciones menores se dieron desde la Sub-15 de Juan José Oré para el Sudamericano de Bolivia 2009.

Las orejas le hicieron volar

Sus primeros entrenadores en la Academia Héctor Chumpitaz le recuerdan por su velocidad, por su desequilibrio, destacada madurez y “por sus orejas”.

A nivel profesional, Flores se formó en las inferiores del Universitario de Deportes, equipo que ahora mismo no la pasa nada bien y que pelea por no descender en la liga inca.

Compartió vestidor desde pequeño, tanto en Universitario como en Sub-15 y Sub-17 de Perú, con otro conocido de la afición moreliana, Andy Polo, de quien la prensa auguraba un futuro más promisorio hace algunos años.

A pesar de que Polo acaparaba las miradas, Flores despuntaba como otra fresca promesa que desde el principio empezó a figurar, no sólo en el medio nacional, sino en el internacional. En el 2011, el año de su debut profesional (lo debutó Chemo del Solar), se jugó la primera edición de la Copa Libertadores Sub-20. Universitario salió campeón y Edison fue escogido como el mejor jugador del certamen continental.

Su irrupción no pasó desapercibida y el Villarreal se lo llevó de las orejas a su filial en el 2012. Disputó 28 partidos con el Villarreal B y consiguió hacer su debut con el primer equipo en Liga, donde compartió vestidor con Giovani Dos Santos. Tras una temporada regresó a Universitario

Dos años después, en 2013, Flores integró una Sub-20 de Perú que la prensa especializada recuerda por lo bien que jugó en el Campeonato Sudamericano de Argentina 2013, en el que se quedaron a la orilla de clasificar al Mundial de la especialidad.

“Esa Selección Sub-20 del 2013, ufff qué buena selección”, apunta el periodista Fernando García.

Ahí estaban Renato Tapia, ahora en Holanda; Miguel Araujo, en Talleres de Córdoba; Benavente en Bélgica; Polo, Yordy Reyna y Alexi Gómez en la MLS; Flores en México.

“A mí la impresión futbolística que me dejó en el ciclo de selecciones juveniles fue la de un jugador con gran proyección, él desde los 16 años que lo tuvimos en la Selección Sub-17 y luego se continuó en la Sub-20, y ya mostraba personalidad, cualidades físicas, capacidad y calidad para el juego y para el gol. Ya se iba tejiendo como un jugador de capacidades importantes y acompañado de lo que tiene que acompañarse cualquier jugador, que es de una mente y de una proactividad profesional, logró seguir armando ese jugador que evoluciona día a día y hoy está en un muy buen momento”, nos contó vía telefónica desde Lima, Daniel Ahmed, DT argentino que lo dirigió en las selecciones juveniles de Perú.

Su progresión era evidente, así que el regreso a Europa se hizo inminente. El Aalborg de Dinarmarca pagó por él, un millón 200 mil dólares para llevarlo de vuelta al viejo continente.

Sus orejas le hicieron volar. Alejarse de Collique para codearse con los mejores.

Talentoso y profesional

Llegar a México es “una gran decisión y un paso importante en la carrera de Edison Flores”, nos comenta Daniel Ahmed, quien precisa cuáles son las mayores virtudes del jugador peruano.

“Las mayores cualidades futbolísticas de Edison las podemos encontrar en su desequilibrio, en sus transiciones, es un jugador muy dinámico, con mucho recorrido, que trabaja para el equipo, y finalmente su capacidad de llegar al gol. Es un jugador que tiene gol y lo ha demostrado en la eliminatoria mundialista”.

Para Ahmed, Flores aún no alcanzó el techo de su nivel y subraya el profesionalismo del muchacho. “Entiendo que todavía no alcanzó todo su potencial. Es un jugador joven, categoría ’94, que tiene mucho desarrollo por delante y generalmente el potencial de los jugadores va en proporción al profesionalismo que tiene. Esa es otra gran virtud de él, es un jugador extremadamente profesional y generalmente ese tipo de jugadores tienen un pico más alto de rendimiento, producto de lo que se esfuerzan en el día a día”.

Roberto Hernández, DT de Monarcas, tiene en Edison a un jugador que puede ir por afuera o por adentro, donde puede aportar mucho, nos señala el periodista peruano Fernando García. “Para mí Edison tiene que jugar por el centro. Entiende mucho el juego. Pero como es bueno tácticamente, es utilizado mucho por la banda. Sin perder de vista que tiene gol, debe de ser uno de los goleadores de la Selección peruana en los últimos dos años”.

Esta noche Monarcas presenta a su flamante fichaje ante su afición. Una contratación tan sorpresiva, como prometedora. Porque de algo se puede estar seguro. Edison Flores es talentoso, profesional y lleva en sus orejas un espíritu guerrero heredado por generaciones.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *