Señora

Supo ser, en otros tiempos, señora impetuosa y distinguida.
Ataviada con joyas preciadas en todo el mundo, acostumbraba organizar fiestas célebres, vivas, jocosas.
Sus invitados, de alcurnia internacional, asistían con sus mejores galas, emperifollados de pies a cabeza.

Hoy la dama, entrada en años y bajo custodia de granujas, perdió su aristocracia.
Las afamadas verbenas ocurren con menor frecuencia.
Contertulios asisten con escasa fascinación y sus salones han resentido el desaseo y abandono.

Doña Copa Libertadores.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *