Agosto en Salzburgo

Me pregunto en estos momentos qué se sentirá ser aficionado del Salzburgo. Desde que Red Bull adquirió al equipo, la ronda previa de Champions League es su tortura sentimental.
Tan roto tienen el corazón sus seguidores que han perdido la cuenta si son nueve o diez intentos consecutivos quedándose en la antesala de la fase de grupos.
Una vez más tuvieron que tragarse ilusión y esperanza. Fue horrible para su causa. En un minuto perdieron la ventaja de dos goles que les hizo creer que lo imposible era posible.
Tendrán un año para reparar sus corazones.
Agosto, mes de su desdicha, se los puede volver a romper.
¿Dolerá?
Hasta ahora la costumbre no tiene queja.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *