Ficción y realidad

Tan sólo encender la consola y escuchar Existence, de Sota Fujimori, ya era suficiente para enchinar la piel. Inolvidable.
Para entonces el PES de Konami (Winning Eleven) comenzaba una histórica batalla por ganar terreno al videojuego de FIFA.
En el mundo real, los equipos ingleses peleaban por la supremacía, pero eran Barcelona y Milan los que se llenaban de gloria.
En el otro mundo, curiosamente, el equipo más requerido era el Internazionale, y es que poseía a un jugador que dominaba el terreno.
Imagen y semejanza; prácticamente un súper héroe: Adriano Leite.
Konami catapultó en 2006 al futbolista fenómeno.
Todos queríamos ser el Inter de Adriano, ese que tenía 99 de shot power (en color rojito).
Zlatan, Dinho, Eto’o… todos por abajo de El Emperador.
No sólo era poderoso en el disparo a gol, su corpulencia lo hacía pasar por encima de cualquiera, ¡como en la realidad!
Eres una mezcla entre Ronaldo e Ibrahimovic“, le decía Zanetti.
La realidad es que al Emperador le faltó tiempo para terminar de conquistar el mundo, y es que la muerte de su padre lo deprimió, y el alcohol lo hundió.
No se pudo reponer hasta hace poco, cuando el ser humano superó la adversidad, pero el deportista de alto rendimiento se había extinguido.
Nunca olvidaremos aquellos años donde dominaba el mundo de la ficción. Tampoco olvidaremos los golazos en la cancha real, o esa desfachatez para acarrear el balón 25 metros pasando entre los defensas para fusilar al portero en turno.
Dicen que la ficción es la simulación de la realidad, y con el Adriano del PES 6, el concepto cobró sentido.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *