Moneda al aire

Pero no lo son. Meter un penal implica algo más que saber pegarle al balón, algo más que valentía, o tenerse confianza. Meter un penal implica autocontrol y manejo del escenario; vencer en cuerpo y mente al famoso pánico.
Dos pasitos hacia atrás, manos a la cintura, poca convicción: “lo va a fallar”… y Gudiño se hizo gigante.
Y es que para tirar un penal, al minuto 90+5, en un clásico, con estadio lleno y para ganar el partido, se requiere de algo más que lanzar una moneda al aire.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *