Caído del cielo

Pocas veces el héroe de la cancha realiza la proeza fuera de ella.
En este caso no sólo fue lo fuera, sino lo lejos: el cielo.

Giorgian Daniel De Arrascaeta, uruguayo, fue titular en el amistoso que su Selección jugó en Japón. Era martes 16 de octubre, 19:00 horas de Saitama.
Apenas finalizó, por cierto derrota charrúa 4-3, Giorgian subió al avión, voló 25 horas incluida escala en Dubai, y aterrizó en San Pablo a las 16:00 horas brasileñas, sólo cuatro antes de que su Cruzeiro jugara la final por Copa do Brasil en cancha de Corinthians.

Molido por 18 mil 619 kilómetros volados, desbarajustado por 12 horas de diferencia, De Arrascaeta ingresó al 67′. Eran las 21:07 locales del miércoles 18 de octubre, 37 horas y media después del silbatazo final en Japón.

Corinthians oprimía a Cruzeiro, que se aferraba a su mínima ventaja. Fue cuando Giorgian, a falta de 8 minutos, cerró la noche, o el día, o la madrugada, con el 1-3 definitivo global para asegurarse la Copa, segunda consecutiva y sexta en su historia.
Fue un gol caído del cielo.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *