¿Sabes que fuiste feliz?

Hoy día debatimos sobre si estamos a favor o en contra del VAR. Peleamos sobre lo obsoleto de partidos amistosos que garantizan aburrimiento al entretenimiento. Discutimos acerca de jugadores que ni siquiera son capaces de disfrutar para sí mismos eso que soñaron.

¿Se dan cuenta del tiempo que perdemos en aquello que funciona para rellenar un programa deportivo y no para preservar el lado lúdico de un juego que millones amamos?

Digo, para quienes crecimos como consumidores de las tarjetas Upper Deck entre 1993 y 1994, por ejemplo, nomás recuerden cuánto fútbol descubríamos al abrir cada sobre. ¡Y todo el conocimiento que adquirimos!

Piensen en el genio que desde 1993 visualizó a Cafú como estrella del futuro y así nos lo vendió en una tarjeta edición especial. Visionario o suertudo, le atinó. ¿Ven? Comprábamos magia, algo que actualmente se encuentra a cuentagotas.

Éramos felices y, quizá, muchos no lo sabíamos.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *