Cojonudas semifinales

Los cojones del forcado Caixinha se reflejan en el accionar del Cruz Azul, que liquidó sin acelerar a un valiente, pero joven Gallo Blanco.

Monterrey sometió a un campeón que pecó de santo y de pasó le reventó los cojones a la fanaticada de Tigres, que ven al Rayado avanzar.

Con los cojones en la garganta lo ganó América al Diablo, que estuvo a un pelín de la diablura.

Con dos cojones y seso lo ganó Pumas al incomparablemente aburguesado Tigres.

Por ende, no hay otra. Nos aguardan unas cojonudas semifinales.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *