América para los americanos

Tuvieron que jugar en extraño escenario, fuera de su ambiente, a miles de kilómetros, con hinchas de montones de equipos y miles de turistas que aprovecharon el partido para conocer el Bernabéu.
Sin bengalas, sin papelitos, sin el colorido que soñaba cualquiera que conoce lo que es un Boca-River.
Una aberración.
La final de Libertadores no debe jugarse en Europa, llegue quien llegue.
Al final River levantó su Copa ya con estadio semivacío y una extraña música de fondo. Pero ya acabó, ¡por fin! A menos que el TAS decida otra cosa. Más circo no, ¡por favor!
Buenos Aires espera al campeón para festejar con su gente y en su estadio la obtención del título más rimbombante de su historia.
Conmebol no puede jugar en contra de sus clubes nunca más.
América para los americanos, ¡por piedad!

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *