Leyenda

¡Aquella atajada en la final contra Chivas! ¡de las mejores de la historia! Aquella falla que Zague no le perdonó. Aquellas salidas que lo ubicaron como El Portero de la Selva. «¡Lariooooossss!», se desgarraban los comentaristas cuando volaba y se quedaba con la de gajos.

Era tan bueno bajo los tres palos, y a la vez tan incierto en las salidas, que verlo jugar era una aventura.

Así se recordará a Pablo Larios, como un guardameta excepcional, de lances kamikaze y estampas infinitas. Como el único portero azteca que ha jugado un quinto partido mundialista. Y deberá recordársele como un guerrero de la vida, porque al final, eso fue.

Descanse en paz Pablo Larios, El Portero de la Selva, hoy, Leyenda del fútbol mexicano.

¡Gracias, Larios!

FacebookTwitterWhatsAppEmail

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *