Ilusión charrúa

El levantón futbolístico que el Atlético de Madrid ha experimentado de unas jornadas hacia acá, sin duda alguna es sintomático de una mejor comunicación, y por lo tanto entendimiento, entre cuerpo técnico y jugadores. Todos muestran un espíritu distinto, y aunque de repente caen en esa irregularidad que se está viendo en muchas partes del mundo, es un hecho que los Colchoneros han comenzado a revalidar sus bonos con su afición y a llamar la atención de los que gustan del buen fútbol.

Un jugador indispensable en el sistema de Quique Sánchez Flores, entrenador del equipo, ha sido el uruguayo Diego Forlán. Desde sus tiempos en Manchester United e incluso en Villarreal, el charrúa no mostraba signos de espectacularidad. Resulta que hoy, todo lo que toca es gol, y se ha convertido en un delantero letal, preciso, no sólo anota, juega para el equipo y junto a Sergio Leonel Agüero, están acaparando la atención de los medios, a pesar incluso de los favoritos de la prensa, Cristiano Ronaldo y Lionel Messi, de Real Madrid y Barcelona respectivamente.

Diego Forlán, será una de las estrellas mundialistas a seguir muy de cerca. Es titular en el seleccionado uruguayo y a sus 30 años de edad, está viviendo quizás la madurez futbolística que lo convierte en uno de los mejores del mundo. Vale la pena observarlo en los partidos del Atlético, pues es un tipo que participa mucho en el desarrollo del juego y que cuenta con la virtud de rematar con cualquier parte de su cuerpo de manera certera. Es un jugador muy completo y de los pocos que combina habilidad con potencia, además de tener al mismo tiempo, la maravillosa serenidad para definir en un mano a mano.

Para los uruguayos, de cara al Mundial, Forlán representa su ilusión de triunfo, no exagero si aseguro que independientemente de otros jugadores importantes charrúas, es justamente el famoso Cachabacha, el hombre importante de la escuadra sudamericana.

Sus números con Selección Uruguaya no son lo impresionantes que podrían imaginarse de acuerdo al momento que vive. Suma 22 goles en 60 partidos con La Celeste, pero también es cierto que el momento actual del uruguayo hoy representa el espíritu de un país que a partir del sorteo mundialista, ha venido creciendo en confianza y seguridad en torno a su equipo nacional, en gran parte, gracias a Forlán y a sus actuaciones en el fútbol español.

Igual no podemos olvidar que ya jugar con su Selección representará otra dinámica y otro sistema, y que su productividad podría estar condicionada al buen o mal accionar de Uruguay en la Copa. No obstante, tener un delantero de las características de Forlán es un lujo y no todos cuentan con uno, excepto los gigantes de siempre.

No podemos olvidar que los charrúas son bicampeones del mundo y, aunque eso haya sido hace muchos años y para algunos incluso no sea relevante hoy día, el prestigio de Campeón Mundial no se puede borrar fácilmente, y serán justamente los jugadores uruguayos los encargados de revalidar dicho prestigio en la Copa, siempre acompañados, claro está, de los goles del famoso Cachabacha.

Es Diego Forlán sin duda, la ilusión charrúa para el Mundial.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

6 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *