Robinho salvó la noche de dudas

Brasil estaba errático, confundido, atacado. Un equipo -que por azares de la mano de Henry- no estará en el Mundial lo estaba poniendo en predicamento. La actitud de Irlanda también demostró la injusticia que representa no verlos en la próxima justa mundial de fútbol. Damien Duff era un demonio. A Robbie Keane lo apodaban The King, era el rey del encuentro. Doyle les decía “aquí voy” y pasaba encima de los canarinhos, sorprendidos.

La marea verde estaba sobre los pentacampeones. De no haber sido por el arquero Julio César, los irlandeses se habrían adelantado en el marcador desde el principio. Sí, los dirigidos por Trapattoni perdonaron lo que pudo cimbrar al mundo futbolístico: ganarle a Brasil sin estar en la lista de los 32 que disputarán el Mundial.

Y es que en verdad los estaban agobiando. Gilberto Silva estaba perdido, Felipe Melo no se encontraba. Así, la media cancha no puede funcionar y Dunga estaba demostrando que su equipo no funcionaba. Además mantuvo retrasado a Ramires, el hombre que estaba a prueba y no pudo demostrar su verdadero valor: la creatividad.

El segundo tiempo fue donde se destapó la magia, el jogo bonito característico de Brasil que por momentos lo olvida con el riguroso planteamiento de Dunga.

Bastó una equivocación de la defensa irlandesa -con un gol en propia meta- y un golazo de Robinho, que combinó fuerzas con Kaká y el delantero del Wolfsburgo, Grafite. Fue el balde de agua fría para frenar a Los chicos de verde. Desde el autogol de Andrews, Brasil se vio mejor, lo de Robinho fue la cereza de un pastel que había sido cocinado al vapor, pues hasta entonces Irlanda era superior.

Una biblia de apuntes es la que se lleva de ésta el buen Dunga. Tiene segura la meta, con Julio César. En la defensa hay dudas: Juan dio un partido lamentable, Lucio es inamovible, Bastos se consagró, ¿Maicon o Alves? La media cancha es un dolor de cabeza, pues ni Gilberto (de muy mal partido) ni Melo convencen; Hernanes y Diego pueden ser la solución.

Adelante está claro que Robinho irá a Sudáfrica y será titular; Kaká es el motor/cerebro/creativo/estrella del equipo; Adriano puede inquietar a Nilmar y Fabiano, y Grafite se peleará un lugar con Hulk, cuando éste se desocupe de sus problemas legales. ¿Les alcanzará a Ronaldinho, Vágner Love, Elano o Afonso?

El 2-0 de la noche en el Emirates Stadium del Arsenal, en Londres, fue la última presentación oficial de la Verde Amarelha para antes del Mundial. Faltan cien días y las dudas son hartas y harto está Dunga de la crítica. Habrán partidos de preparación, pero sin el marco como el de ayer, donde contó con las figuras a su disposición, pues lo demás no será fecha FIFA.

Como analogía de los mundiales, Brasil vino de muy poco a lo extravagante y demoledor, con la chispa característica. Necesitado de estrellas, Kaká fue el mejor en el campo y Robinho el salvador. Habrá que estar pendientes, pues el resultado no habla por lo sucedido en el campo. Fue una noche de dudas.

FacebookTwitterWhatsAppEmail

2 comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *